Pueden existir muchos motivos por los que el Barça haya perdido puntos en las últimas tres jornadas. Cierto es que los de Valverde venían arrastrando una serie de carencias desde las primeras jornadas, y lo que muchos vaticinaban se terminó de cumplir. A la espera de saber si mañana contra el Tottenham, los culés serán capaces de encontrar soluciones a sus problemas, analizamos algunas de las claves para entender la crisis del Barcelona.

Los cambios siempre llegan tarde.

Uno de los problemas de este Barça, es la tardía reacción por parte del cuerpo técnico a la hora de hacer cambios. El plan de rotaciones de Valverde es necesario, pero sustituir a jugadores esenciales en partidos tan difíciles como ante el Athletic tal vez no sea buena idea. A mayores podemos sumar que los cambios suelen realizarse en los últimos 20 minutos, tiempo que a veces no suele ser suficiente.

Sin un estilo de juego.

Un juego que no termina de convencer, hace evidenciar algunas carencias de este equipo, y no es solo un problema de estas últimas jornadas, sino algo que se lleva arrastrando desde hace tiempo. El Barça no tiene un estilo de juego tan claro como en temporadas pasadas.

Problemas defensivos.

La defensa es uno de los problemas que arrastra el Barcelona. La solidez defensiva es vital para un equipo que opta a ganarlo todo y a día de hoy, es una asignatura pendiente en Can Barça. Con la lesión de Umtiti y un Gerard Piqué en horas bajas, Valverde tiene ante sí un problema con los centrales titulares, por no hablar de que no existen recambios de garantías para esa zona de la defensa.

“Messidependencia”.

La dependencia de Messi, es un punto clave en este equipo. El astro argentino es el que marca la diferencia, el que tira del carro cuando el Barça más lo necesita, y sobre todo cuando una pieza clave como Suárez pasa por un periodo de sequía goleadora. A esto añadimos que Dembélé todavía se está acostumbrando, Arthur no juega y Vidal parece aún no haber encontrado su sitio, y dónde sólo Coutinho es capaz de poner alguna nota positiva en ataque.

Las caras nuevas no juegan.

Por ultimo cabe mencionar, que los nuevos fichajes cuentan con menos minutos de los esperados, y eso que el Barça tiene un fondo de armario lo suficientemente preparado para solventar problemas de última hora, y es el técnico el que no da la suficiente confianza a hombres como Arthur, Malcom o Lenglet.

A Valverde le crecen los enanos, y se le termina el tiempo para resolver esta situación, ahora qué al Barça le espera un calendario complicado.


Lorena Constenla Lages

Gallega. Estudiante de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Escribo sobre Primera Division, F.C.Barcelona y Celta de Vigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *