La cantera rayista siempre ha sido uno de los aspectos de mayor interés y consideración para la afición del conjunto vallecano. Qué menos se puede pedir al “rayito” que cuide y forme de manera inmaculada, personal y deportivamente, a las y los chavales del barrio que defiende y representa su franja por todo el país.

Jonathan Montiel Caballero, nacido el 3 de septiembre de 1998 (recién ha cumplido los 20 años), es uno de esos chicos que ha crecido futbolísticamente en el Rayo y que simboliza lo que más se valora hoy en día entre las y los aficionados del Rayo Vallecano cuando se refiere a sus canteranos, el trabajo y la dedicación hasta que se logra el objetivo de llegar al primer equipo, y Joni ya lo logró hace tres temporadas. Fue en la 2015-16, temporada que las y los rayistas recordarán con amargura tras suponer su vuelta a la división de plata del fútbol español, cuando este joven muchacho madrileño, entonces tenía 17 años, debutaba en primera con el equipo de su vida ante todo un Real Madrid y en un estadio como el Santiago Bernabéu, disfrutando de los 10 últimos minutos de un encuentro que acabaría con un rotundo 10-2 de resultado final a favor del equipo que entonces era dirigido por Rafa Benítez.

Oportunidad con Jémez

Paco Jémez, el entonces técnico del Rayo Vallecano, hizo de Joni su principal pupilo, otorgándole minutos en un equipo que tenía grandes figuras ocupando el centro del campo como Trashorras, Jozabed, Raúl Baena o el mismo Piti y permitiéndole participar en 8 jornadas de liga y en la eliminatoria de Copa que el conjunto vallecano perdería frente al Atlético de Madrid. Diez encuentros disfrutó Montiel con el primer equipo -8 de liga y 2 de copa-, 286 minutos disputados en el más alto nivel del fútbol  nacional, alternando su trabajo con la primera plantilla con sus distintos compromisos con el Rayo B, donde tenía ficha, dejando un balance en los encuentros que disputó con el primer equipo de 2 victorias, 6 derrotas y 2 empates.

La sensación que la grada vallecana tenía sobre Montiel era principalmente de satisfacción, ver cómo un chico de la cantera alcanzaba la primera plantilla a una edad tan corta era símbolo de que estaba haciendo bien su trabajo y de que el cuerpo técnico contaba con la cantera franjirroja, de la que en ese momento el joven madrileño era el principal estandarte.

La salida necesaria

Los cambios en la trayectoria deportiva de Montiel se darían en la siguiente temporada, que se presentaría más que convulsa en lo deportivo para un Rayo Vallecano recién descendido a 2ª división que llegó a tener 3 entrenadores distintos a lo largo del curso. Jonathan Montiel pudo disputar tan solo 2 partidos cuando José Ramón Sandoval daba los últimos coletazos en el banquillo del Estadio de Vallecas, 30 minutos totales que no bastaron para convencer ni a Sandoval, ni a Rubén Baraja ni a Míchel. La siguiente temporada presentaría la misma dinámica deportiva para el joven, teniendo oportunidad de competir 32 minutos en la derrota por 0-3 del cuadro rayista frente al Tenerife en 2ª ronda de la Copa del Rey y 44 minutos en el empate a 2 contra el Córdoba en casa de los verdiblancos. Tras ver que las oportunidades de juego en Vallecas eran escasas, el club y Joni tomaron la decisión de renovar el contrato del joven jugador por 3 años y realizar una cesión de media temporada al Toledo, equipo que militaba en la 2ªB y donde pudo disponer de los minutos que necesita un futbolista en desarrollo. En tierras manchegas logró erigirse como un jugador clave en la segunda mitad de temporada del conjunto del Salto del Caballo, marcando dos goles y disputando un total de 564 minutos en lo que se convertiría en un nuevo curso con descenso para el jugador madrileño, ya que el conjunto castellano-manchego acabaría en la 17ª posición del Grupo I certificando así su descenso a 3ª división.

En esta temporada 2018-19 Montiel ha trabajado a las órdenes de Míchel durante toda la pretemporada, pero el overbooking de jugadores en su posición ha dado lugar a una nueva cesión del madrileño, que esta vez hace las maletas rumbo a A Coruña, donde vestirá la camiseta del Fabril, filial del Deportivo de la Coruña, durante todo el presente curso y donde ya ha podido participar con su equipo en la derrota de este por 1-0 ante el Fuenlabrada en Madrid.

Sin duda, Joni Montiel sigue manteniendo a la afición del Rayo esperanzada, deseando ver cómo el futbolista se forma fuera del Estadio de Vallecas para volver con más tablas y hacerse así con un sitio fijo en el cuadro franjirrojo, más aún tras ser testigos de cómo otra de las grandes perlas de la cantera del Rayo Vallecano, Fran Beltrán, dejaba el Club franjirrojo después de que el Celta de Vigo abonara los 8 millones de su cláusula en una operación que ha dejado sorprendidos y dolidos al club y a los aficionados y aficionadas rayistas.


Borja FC

Opinión, crónicas e información sobre el Rayo Vallecano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *