Aroma a partido grande en San Mamés. Y a puro, chapela y bota de vino. Todo un clásico para disfrutar del fútbol en Bilbao. Y más si se trata de un Athletic-Real Madrid. Un duelo de pierna larga, donde nadie se esconde, con una batalla monumental en la trinchera. Esa batalla en la medular trataría de ganarla Lopetegui, aprovechando la inercia de Ceballos en detrimento de Casemiro. El experimento prometía.