Los pupilos de Natxo González viajaban a Tarragona con la idea de refrendar las buenas sensaciones como locales cosechadas ante el Granada. Y así fue, aunque hubiese que tirar de oficio imponiendo su poderío en las áreas como hacen los grandes de la categoría.