El Atletico de Madrid selló su clasificación para octavos de final de la Champions gracias a una cómoda victoria ante un débil Mónaco. 

Griezmann vuelve a dar la versión Champions League, donde parece estar una gota más enchufado que en el resto de partidos, la pareja Thomas-Rodri sigue ganando en consistencia y Arias cada día deja más claro que su fichaje fue un acierto. 

La victoria bien se pudo complicar al final tras el penalti y expulsión a Savic a falta de 10 minutos para el final, pero Falcao erró y el partido finalizaría con el 2-0 que lucía hasta entonces.

Debutaba el Estadio Wanda Metropolitano en el nuevo horario Champions de las 18.55. El estadio comenzó presentando un ambiente muy despejado en sus inicios, merced al terrible caos que es la entrada al mismo, que atrasó la entrada de miles y miles de atléticos evidenciando que en ese sentido el nuevo estadio sigue teniendo un déficit importante.

En este frío ambiente, Radamel Falcao recibió el pequeño homenaje del club. Godín y Adelardo le entregaron un cuadro con una foto del delantero en su época de rojiblanco entre aplausos de la afición.

Tras esto, comenzó el partido, y lo hizo a un ritmo vertigonoso, ni dos minutos necesitó el Atleti para adelantarse. Koke recibió un balón horizontal de Griezmann, y tras disparar desde la frontal el balón rebotó en Badiashile y se adentró en la red. El equipo monegasco sigue arrastrando una mala racha, que continuó con la llegada del mítico Thierry Henry al banquillo, y como dice el refranero, a perro flaco todo son pulgas.

Continuó el partido con un ritmo no muy alto, el que le interesaba a un Atleti dueño y señor del partido, que se volvía a aproximar al gol con un lanzamiento a balón parado de Lemar, pero repelió el palo y salió.

El equipo conseguía defender con balón, pero sin ocasionar mucho peligro al equipo francés, hasta que Rodri encontró a Griezmann a la espalda de los mediocentros, éste buscó el espacio con Ángel Correa, y el resto es mejor verlo que leerlo, sensacional uno contra uno que resuelve el argentino dejando en los suelos al defensor y cediendo de nuevo para Griezmann, que finalizo la acción con categoría, sutil toque de extrerior y el 2-0 al marcador.

En lo que quedaba de mitad, los de Simeone mostraron una gran sobriedad tanto con balón como en los momentos en que tocó replegar, con una gran colaboración de todo el equipo, destacando de nuevo la implicación de la estrella del equipo, Antoine Griezmann. Precisamente acabó el primer tiempo con una amarilla al francés tras recorrer muchos metros para robar el balón y parar la contra comandada por Golovin.

El segundo tiempo daría inicio con el cambio del canario Vitolo por Koke. El ritmo de esta mitad fue cayendo, Henry fue reservando a piezas que requiere en la Ligue 1, como Golovin y Chadli, pareciendo tirar definitivamente el encuentro, y el Atleti bajaba cada vez más la intensidad y la concentración del partido, motivado por el contexto general del mismo.

En el minuto 55, Falcao entró al terreno de juego, y se llevó una de las mayores que se recuerdan en el Metropolitano. El colombiano pareció activar algo a su equipo, y comenzaron a conseguir aproximarse poco a poco, a pesar de no mostrar un gran peligro. 

Raggi, Tielemans y el propio Radamel Falcao lo intentaron, pero o no encontraban portería, o peor aun, encontraban a Oblak, muy seguro en cada acción.

Por parte rojiblanca, a cuentagotas cayeron disparos como los de Griezmann, Vitolo o Thomas, pero Benaglio se mostró muy seguro, y el canario no encontró la portería rival.

El final parecía aproximarse sin sobresaltos, pero a diez minutos del final, un disparo de Tielemans impactó en la mano izquierda de Savic. Penalti y segunda amarilla para el central montenegrino.

Radamel Falcao fue el encargado de ejecutar el penalti, pero tras engañar a Oblak el disparo se marchó fuera.

En estos últimos minutos, Tielemans probó en dos ocasiones a Oblak, y Falcao lo intentaría por última vez pero su disparo se marchó cruzado.

El partido acabó, y los rojiblancos esperarían a ver el resultado que viniera de Bélgica, pues Borussia Dortmund y Brujas se jugaban el otro partido del grupo. Los alemanes no pasaron del empate, y el Atletico de Madrid afrontará el último partido del grupo como líder.

Una vez más la realidad demostró al sector dramático de la afición rojiblanca, que no hay motivo para tales dramas, que este equipo siempre da la cara, y que para echarles de esta competición, el rival tendrá que hacer las cosas muy bien.

Quinta clasificación en seis años para octavos de Champions, alargando la época exitosa que sigue escribiendo Simeone, y sin dejar de soñar con conseguir algo bonito en esta temporada.

De momento, se olvida el mal trago que supuso la eliminación el año anterior, tras no ser capaces de ganar al modesto Qarabag, y se afronta el presente y futuro con los pies en el suelo, pero con una ilusión desbordante. 

Próximo reto europeo, mantener la primera plaza, y será dentro de dos semanas ante el Brujas belga.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *