En un partido en el que Valverde se vio obligado a cambiar el esquema a última hora, tras la baja de Semedo, el argentino convirtió lo las inseguridades de un cambio arriesgado e inesperado, en un auténtico recital de fútbol.

Rememorando la derrota de la temporada pasada, volvía el Barça al Ciutat de Valencia. Malos recuerdos de un 5-4 doloroso y con un cambio de última hora en la alineación azulgrana, la baja de Semedo. Valverde se las tuvo que arreglar como pudo, y vio en el 3-5-2 su mejor opción, con Piqué, Lenglet y Vermaelen como centrales. Un esquema solvente, que empezó siendo bastante inestable, cuando Boateng amenazó con un disparo que logró detener Ter Stegen en dos tiempos.

Messi empezó su recital en el minuto 9, aunque su equipo no estaba jugando del todo bien, el argentino la mandó al palo dando su primer aviso. Los dos equipos parecían sin chispa durante gran parte del primer tiempo, aunque el Levante inquietaba mucho más al Barça de lo que lo hacía el conjunto catalán. Fue en los últimos quince minutos de la primera parte cuando el encuentro empezó a ponerse emocionante. Boateng mandó un disparo al larguero tras aprovechar un balón que quedó suelto cerca del área culé. El aviso del Levante hizo que el Barça reaccionase de inmediato, y de una gran jugada entre Rakitc, Messi y Suárez nació el primer gol. El croata la robó, Messi asistió y Suárez remató. Los levantinos reaccionaron casi de inmediato, y de lo que pudo ser el empate de Morales, fueron los culés los que consiguieron el segundo en el 43´. Busquets asistió a Messi para que este hiciese el primero de su “Hat-Trick” y continuase con su recital de juego y asistencias.

Al comienzo de la segunda parte el Levante, lejos de rendirse, empezó a presionar y a intentar ponerle las cosas difíciles a los de Ernesto Valverde, aunque las esperanzas durasen dos minutos. Contra letal del Barça en la que Alba asistió a Messi, para que este hiciese el tercero de la noche y el segundo de su cuenta particular. De nuevo los dos aliados perfectos volvieron a hacer de las suyas. Otro que siguió haciendo de las suyas fue Ter Stegen, que de nuevo volvió a ser salvador cuando Toño intentó recortar distancias.

Con el partido encarrilado, Valverde, le dio una vuelta de tuerca a su esquema. Vermaelen salió del terreno por precaución y en su lugar entro Arthur, lo que obligó a Rakitic a ponerse de central. Ver para creer. A pesar del cambio, las cosas siguieron igual, con un Barcelona desatado y un Levante, que solo podía defenderse como podía. Suarez perdonó el cuatro, pero el que no lo perdonó fue Messi tras la asistencia perfecta de Vidal. El argentino no quería irse sin su triplete de goles, ni tampoco sin dar otra asistencia para que Piqué hiciese el quinto gol de la manita. El obligado experimento del Txingurri, dio mejores resultados de los esperados, y sino que se lo digan al Levante.


Lorena Constenla Lages

Gallega. Estudiante de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Escribo sobre Primera Division, F.C.Barcelona y Celta de Vigo.

One thought on “Crónica La Liga: Experimento con Messi a la cabeza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *