El Alavés elige la vía del sufrimiento, seguramente la única posible, para lograr sobrevivir una temporada más en Primera División. A base de disciplina, garra y trabajo, ha logrado de la mano de Abelardo aferrarse a sus virtudes para potenciarlas y minimizar sus carencias.

Así, ha conseguido fortificarse en Mendizorroza para, jornada a jornada, ir aumentando su renta con el descenso. Está ahora el equipo mejor que nunca en la clasificación. El triunfo ante el Celta (2-1) y el empate del Levante ante el Real Madrid (2-2), le permiten retomar la 16ª plaza, su mejor puesto en la actual campaña, y acrecentar a 5 puntos su renta sobre el Deportivo, ya en puestos de descenso como 18º, con 17 puntos tras la goleada encajada en Anoeta (5-0), que provocó la destitución ayer de Cristóbal Parralo.

Vascos, levantinos y gallegos estarán muy atentos al decisivo partido que hoy disputan Las Palmas y Málaga en terreno canario. Cuenta el equipo con 22 puntos, 16 de los cuales los ha cosechado con Abelardo. Con siete partidos por delante en Vitoria, podría bastarle con lograr 5 triunfos más para asegurarse la permanencia siempre que los tres últimos mantengan su actual proyección de puntos.

Casi pleno

El conjunto babazorro cimenta su espectacular resurgimiento en su impresionante trayectoria en Mendizorroza, donde continúa sin conocer la derrota desde la llegada de Abelardo. La ‘flor del Pitu’ despliega todo su esplendor en campo propio. Dejando al margen la Copa, donde también ganó los tres partidos que disputó como local –uno con Cabello y dos con Abelardo-, en Liga ha sumado en casa 13 de los últimos 15 puntos en juego, con cuatro victorias y un empate –lo logró el Leganés en el descuento (2-2)- en los cinco duelos dirigidos por el asturiano.

Las Palmas (2-0), Málaga (1-0), Sevilla (1-0) y Celta (2-1) han sido las víctimas del renacer babazorro en Vitoria, donde solo había ganado uno de los siete envites disputados hasta la llegada del actual técnico. Ha sabido encontrar pronto Abelardo las claves para exprimir al máximo su actual plantilla, limitada y descompensada, pero con bastantes elementos de calidad. Ha dotado al equipo de un estilo propio –con él el Alavés sabe a lo que juega- y, ante todo, ha devuelto la confianza a unos futbolistas con la moral quebrada por las derrotas.

Fiel a su estilo

“Me hubiera gustado atacar más, pero el Celta no nos ha dejado”, aclaró el asturiano al término del choque ante los gallegos. El gijonés ha sabido mantenerse fiel a su libro de estilo, un dinámico y flexible 1-4-4-2 en el que todos atacan y defienden.

Desde su llegada, ha dejado claro que considera “innegociable” la total entrega de sus pupilos, lo que dota al equipo de la intensidad necesaria, para defender con disciplina espartana y adelantar líneas para presionar, robar balones y hacer daño con la velocidad de sus puntas.

“Hemos conseguido que sea difícil ganarnos en Mendizorroza”, se felicitó el técnico, que ha reiterado que la salvación pasa por “convertir en un fortín” el estadio babazorro. “Las cosas están saliendo mejor de lo que pensaba; sé que soy un poco pesado, pero para salvarnos hay que mantener este nivel”, subrayó. Marcha desde luego por la buena senda el Alavés, pero todavía le resta mucho por andar para salvarse.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *