La trayectoria del Athletic en la primera vuelta que se cerró en Cornellà dibuja una especie de ‘u’. Tras el espejismo de su buena entrada en el campeonato, los leones no tardaron en perder el rumbo tanto a nivel de juego como de resultados hasta llegar a jugar con fuego acercándose peligrosamente a los puestos de descenso, pero finalmente han acabado reaccionando en las últimas jornadas a tiempo todavía de reajustar su objetivo en el torneo de la regularidad. La gráfica que retrata su evolución en la clasificación, con esa pronunciada curvatura, se asemeja a una sonrisa. La que le ha quedado a José Ángel Ziganda después de salvar una situación muy comprometida y poder encarar la segunda vuelta con la ambición de pelear por repetir presencia en Europa la próxima campaña.

Es la misión que ha heredado de un Ernesto Valverde que dejó el listón muy alto antes de poner rumbo a Barcelona, donde ha disparado a los blaugranas en el liderato con una ventaja de nueve puntos sobre el Atlético, segundo clasificado, y de 19 sobre el Real Madrid, su archirrival. Atrás quedaban los cuatro billetes continentales consecutivos, incluido uno de Champions, el camino a la final del Camp Nou y el título de Supercopa conquistado en Bilbao. Difícil estar a la altura.

NOTICIAS RELACIONADAS

Kuko, avalado por sus éxitos en el filial, entró con un torrente de ilusión que pretendía contagiar en el vestuario para corresponder a las expectativas. Después de cumplir en las previas continentales, pudo disfrutar de un buen estreno con el Athletic en la Liga al blindar su portería para recaudar siete de los nueve primeros puntos en juego –Getafe (0-0), Eibar (0-1) y Girona (2-0)- que le auparon a la cuarta plaza.

Fue recibir el primer golpe, el que supuso el gol de Remy a tres minutos del final del la visita al Estadio de Gran Canaria (1-0), y desmoronarse el equipo cual castillo de naipes. En los siete siguientes compromisos, saldados con otras cinco derrotas –Atlético (1-2), Valencia (3-2), Leganés (1-0), Barça (0-2) y Celta (3-1)-, un empate -el doloroso 3-3 en La Rosaleda, donde cedieron una ventaja de dos goles en la recta final ante un equipo en inferioridad numérica- y una única victoria -sobre el Sevilla en San Mamés (1-0)-, apenas quedó rastro de la aparente firmeza defensiva que había apuntado la escuadra bilbaína en las primeras citas.

La reacción

Los leones tocaron fondo en Balaídos, donde prácticamente se quedaron sin pulso competitivo, y poco a poco empezaron a reaccionar poniendo casi toda la atención en su sistema de contención para controlar los graves errores defensivos que tan caro venían costando. Costó empezar a sumar. Primero de uno en uno, ante Villarreal (1-1), Depor (2-2) y Real Madrid (0-0), que no terminaban de despegarles de la zona de peligro -la distancia mínima fueron los cuatro puntos en la jornada catorce (16º)- aprovechando el impulso de la clasificación para las eliminatorias de la Europa League, con un calendario despejado hasta febrero como consecuencia del doloroso KO en Copa, han cogido carrerilla sumando once de los últimos quince en juego: Levante (1-2), Real (0-0), Betis (0-2), Alavés (2-0) y Espanyol (1-1). En total, han enlazado ocho jornadas sin hincar la rodilla, con la firmeza atrás como argumento futbolístico más sólido.

Una buena premisa para afrontar la escalada a cotas continentales en esta segunda vuelta, porque Aduriz y Raúl García son un aval en el ataque, Susaeta está a un gran nivel y Williams va resurgiendo. Son cuatro puntos los que les separan ahora mismo del sexto puesto.

Los números del Athletic en la recién cerrada primera vuelta de la Liga.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *