El Athletic necesita un impulso que le haga reaccionar tras su desvanecimiento en la recta final del derbi ante el Eibar y la práctica totalidad de la visita a Montilivi. Es urgente. Y el mejor tratamiento de choque que se vislumbra en un horizonte cercano es la corriente eléctrica con la que Óscar de Marcos acostumbra a enchufar al equipo rojiblanco sobre el terreno de juego. Hace falta su chispa.

El polivalente jugador de Laguardia, ojo al dato, es el único león que permanece invicto a estas alturas de temporada. Bien es cierto que se ha perdido la mayoría de los partidos por culpa de sus problemas físicos. Pero ha disputado un total de diez compromisos oficiales, con un balance de cinco victorias, cinco empates y ni una sola derrota.

Tras dos arranques frenados por golpes en su pie dañado cogió carrerilla a partir de la visita al Ciutat de Valencia

Conviene subrayar el mérito de De Marcos en su papel de agitador del ataque bilbaíno entre lesión y lesión, desde su reaparición a principios de diciembre hasta el último percance que le devolvió a la enfermería en el primer duelo de 2018 ante el Alavés. Kuko Ziganda adelantó su posición y este respondió convirtiéndose en uno de los principales artífices de la mejor racha del Athletic en lo que va de Liga.

Tras dos arranques frenados por golpes en su pie dañado, teniendo que ser sustituido por este motivo antes de tiempo frente a Depor y Real Madrid pese a estar realizando un buen trabajo, cogió carrerilla a partir de la visita al Ciutat de Valencia.

Con el grupo

Su papel en la trascendental victoria sobre el Levante, que ponía fin a un bagaje de tres puntos de los anteriores 18 en juego, fue decisivo. Fue objeto del penalti del primer gol y, tras el empate, puso el centro que Postigo introdujo en su portería para el definitivo 1-2. Tras el 0-0 ante la Real, contribuyó al triunfo sobre el Betis forzando el autogol de Feddal que supuso el 0-2. Y participó en el que probablemente ha sido el partido más completo de los leones esta temporada, ante el Alavés (2-0), hasta que tuvo que ser relevado en la recta final por una lesión muscular que le ha mantenido de baja hasta el momento.

En principio empezará mañana y el lunes a ver si puede entrar en el grupo

Este último percance, sin embargo, por fin parece haber quedado atrás y su esperada reaparición podría producirse este mismo viernes en la trascendental visita de la UD Las Palmas a San Mamés. Ziganda ya avanzó en su comparecencia previa al desplazamiento a Girona que “en principio empezará mañana -por el pasado sábado- ya con nosotros, en el calentamiento, y el lunes a ver si puede entrar en el grupo, ya veremos con qué tipo de tareas y de ritmos, pero va bien”. Su incorporación al grupo en el entrenamiento de este lunes en Lezama confirma este buen pronóstico, por lo que sus opciones de regresar en el próximo duelo se refuerzan.

NOTICIAS RELACIONADAS

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *