Hoy en Bilbao, a buen seguro, se seguirá hablando del pobre partido del Athletic el domingo en Montilivi. Unos continuarán en su particular cruzada contra Ziganda , otros apuntarán en dirección a determinados jugadores, algunos anunciarán el apocalipsis en clave rojiblanca y los menos realizarán un llamamiento a la calma, al sosiego.

Al fútbol, habrá que convenir, lo que es del fútbol. En Bilbao o en cualquier otra parte del planeta. Las derrotas se llevan de forma más o menos parecida en todos los sitios.

No sé si los aficionados a este deporte habrán reparado o no en un hecho de gran importancia acontecido en la lluviosa tarde del domingo en Girona. Yeray , un joven futbolista enfrentando a una dura batalla contra un tumor testicular, regresaba a la competición tras haber derrotado por segunda vez prácticamente consecutiva al maldito cáncer. ‘No hay más preguntas, señoría’, que diría el otro.

Demostró el Athletic en aquellos duros momentos por qué es más que un club. A nivel de institución, de plantilla, de afición. Al central de Barakaldo le quedó pronto muy claro que no iba a esta solo en este combate. El apoyo trascendió incluso de las fronteras de Bizkaia.

Impresionante también el detalle de sus compañeros de equipo de raparse prácticamente al cero para ‘solidarizarse’ con su amigo. Detalle que traspasó fronteras y que fue aplaudido mundialmente. Detalle que ayer fue justamente premiado y reconocido por este diario.

A las duras y a las maduras. El Athletic lleva a gala ser el orgullo de un pueblo. Ayer, pese al reciente 2-0 de Girona, cualquier rojiblanco pudo sentirse orgulloso de sus leones. Los compañeros y amigos de Yeray. La cuadrilla.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *