Con el fallecimiento de Rubén Díaz, Panadero Díaz, exfutbolista del Atlético de Madrid, se ha ido uno de los tipos más peculiares y más queridos del fútbol argentino. También uno de los jugadores que por su entrega y personalidad, más huella dejaron en el equipo rojiblanco.

Muchos se han acordado de unas de las anécdotas más divertidas de la trayectoria del jugador cuando dio el salto a los banquillo. Alfio ‘Coco’ Basile tomó las riendas de Boca Juniors en 2005 y lo encaminó al éxito. Obtuvo el Apertura 2005 y el Clausura 2006 en el ámbito local y la Copa Sudamericana y dos Recopas continentales antes de dar el salto a la Selección. En todas esas etapas, Panadero estuvo a su lado.

El exjugador del Atlético de Madrid y el Coco tenían una extraña superstición en los partidos. Día había conocido a una bruja de origen cubano que le había recomendado ponerse en la mano un polvo blanco, una especie de talco, antes de entrar a los partidos. El caso es que el asunto coincidió con los buenos resultados y se convirtió en una tradición.

“El pelotudo, cuando hicimos un gol, se olvidó de que tenía el talco, me lo encajó en la espalda y me dejó los dedos marcados de polvo”, recordó en un programa televisivo Basile. Y continuó: “A partir de ahí, en cada gol… qué te importa, déjalo así. Ganamos, ganamos, ganamos, salimos campeones y qué nos íbamos a sacar el talco…”. Si nos hacían un gol los contrarios, él se limpiaba y tenía que cargar otra vez en el bolsillo.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *