Todo el mundo se apunta a la Supercopa de Europa. Y nunca mejor dicho, porque todos los mundialistas blancos estarán en la primera gran cita de la temporada. Con más o con menos tiempo de preparación, en Tallin estarán todos a disposición de un Lopetegui que quiere empezar a lo grande su andadura en el conjunto blanco. Para ello, dejará a un lado los planes de entrenamiento y dibujará el mejor once posible el miércoles ante el Atlético.

El Trofeo Santiago Bernabéu fue la mejor prueba de cuáles son los planes del nuevo técnico del Real Madrid. En el primer partido tras volver de la gira y ya con todos los jugadores a sus órdenes, Julen tiró de los titularísimos para diseñar el once ante el Milan, en una clara declaración de intenciones pensando en Tallin. La titularidad de Marcelo, Varane y Casemiro, en el que era su primer partido de pretemporada, invita a pensar que también lo serán en la Supercopa de Europa. Todo ello salvo sorpresa o que el técnico no quiere meter de golpe en el once a tres futbolistas que apenas tienen 60 minutos en sus piernas y que llevan dos semanas menos de preparación que otros compañeros.

Pero los tiros van más allá porque apostará por el once de gala, que apenas se diferenciará del que sacó Zidane para disputar la final de la Champions en Kiev.Con Cristiano en la Juventus, sólo Modric faltaría en el once de Tallin, dado que apenas jugó 15 minutos ante el Milan y fue el último en incorporarse hace apenas seis días. Eso significa que en principio sólo habría dos cambios respecto al que se impuso al Liverpool, y uno de ellos obligado por el adiós de CR7. Las novedades serían Bale y Asensio, por Cristiano y Modric.

Había serias dudas sobre la participación de Casemiro, Marcelo y, sobre todo, Varane, finalista del Mundial como Modric y que iba a ser de los últimos en estar a las órdenes de Julen. Sin embargo, su titularidad ante el Milan invita a pensar en que está en los planes para la Supercopa de Europa a pesar de andar muy corto de preparación.

Pesos pesados

Lo mismo pasa con Casemiro y Marcelo, a los que su titularidad el sábado les abre las puertas del once de Tallin. La única duda es el comodín de Nacho, que podría sustituir a uno de los dos, Varane o Marcelo, en el caso de que Julen prefiera apostar por alguien más rodado y no juntar en el once a muchos futbolistas con pocos kilómetros en las piernas en pretemporada.

En este sentido, Casemiro lo tiene más fácil porque tiene mucha más jerarquía en puesto respecto a jugadores como Marcos Llorente y Ceballos, que estaban jugando mientras el brasileño no estaba en acción. Con Modric pasa lo contrario. Ahí Julen tiene más opciones de peso, como son Isco y Asensio, y es menos necesario forzar al jugador croata.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *