Germán Burgos suma y sigue. Tercer partido de la sanción de Simeone, tercera victoria del Atlético. Y segundo titulo, porque tras Lyon llega Tallin. La particular estadística del Mono al frente del banquillo resulta impresionante. Pelo largo pero sin la coleta que había lucido en la sesión previa, indumentaria deportiva que contrastaba con el traje de Nelson Vivas en el banquillo, el habitual segundo entrenador rojiblanco, primero ocasional, vivió el partido con su flema habitual. Con mucho menos dispositivo gestual que Lopetegui, por ejemplo. De hecho antes de la prórroga habló lo justo, al contrario que Julen, y lo que pasó es que su equipo ganó el título justo en el tiempo extra.

Y es que Simeone vivió anoche otro capítulo de su particular infierno, el que por sanción le lleva a vivir los partidos desde la grada. O desde un palco, concretamente, donde una vez más estuvo acompañado por el jefe de seguridad del Atlético, experto ya en la vehemencia del técnico argentino. El Lillekula vivió episodios que se habían vivido en el Wanda Metropolitano o directamente en Lyon, sede de la final de la Europa League, porque el de ayer era el penúltimo partido de suspensión del Cholo, al que aún le resta uno por cumplir en la fase de grupos de la Champions. A juzgar por la estadística, el Atlético lo ganará.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *