Prácticamente cuatro meses después de su llegada y tras 10 apariciones sin éxito en las que ha dejado muchas dudas sobre su nivel, Kalinic inauguraba ante el Sant Andreu su casillero goleador en el Atlético justo el mismo día que Diego Costa pasaba por el quirófano. Sin embargo, su estreno no altera las intenciones del club, que en los últimos días ya había puesto en marcha su maquinaria para encontrar al hombre que durante al menos los próximos tres meses supla con garantías la ausencia del hispanobrasileño. Y tiene nombre: Maxi Gómez.

MX: Gol de Maxi Gómez (1-0) en el Celta 2-0 Atlético

El delantero del Celta es el delantero marcado con trazo grueso por Simeone en la agenda de la Dirección Deportiva que encabeza Andrea Berta, si bien la operación presenta muchas complicaciones tanto de puertas hacia adentro como hacia fuera, siendo la disposición del futbolista a recalar en el Atlético -pasaría de jugar en un equipo que navega en la zona templada del campeonato doméstico a competir por los títulos- el único aspecto que facilitaría la cristalización del fichaje.

Gol de Maxi Gómez (1-0) en el Celta 1-1 Getafe

El primer gran problema con el que se topa el Atlético responde al límite salarial que le impone LaLiga. La actual confección de la plantilla, pese a que solo dispone de 20 fichas, ha cubierto el cupo fijado para el club rojiblanco -sin ir más lejos Jonny fue cedido al Wolverhamptom tras su fichaje en julio ante la imposibilidad de inscribirlo para no sobrepasar los 293 millones que podían destinarse a los sueldos de jugadores y cuerpo técnico-, por lo que no se podría producir ninguna entrada en el próximo mercado invernal si antes no se registra ninguna salida que aligere la masa salarial. En este sentido, el propio Kalinic y Gelson Martins serían quienes podrían tener la llave en vista de que su rendimiento no ha colmado las expectativas creadas.

Gol de Maxi Gómez (2-1) en el Real Sociedad 2-1 Celta Mediapro

El segundo gran obstáculo al que se enfrentaría el Atlético tendría que ver con la situación contractual del ariete uruguayo, pues su cláusula de 50 millones resulta prohibitiva para el club del Metropolitano. Eso sí, tanto en Vigo como en Madrid son conscientes de que en cuanto se abriese la negociación no se alcanzarían esas cifras, sino que podrían llegar a un acuerdo beneficioso para ambas entidades con un traspaso por una cantidad que rondara algo menos de la mitad de lo que marca el precio de la libertad. Así pues, no será fácil que Maxi Gómez se suba a un tren que le encantaría no dejar pasar, si bien los hilos rojiblancos ya se están moviendo para conseguirlo. *

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *