Tras la eliminación copera del miércoles, el Atlético tenía que lamer sus heridas en la visita a Huesca mermado por las lesiones. Pero sin excusas de por medio, los del Cholo se pusieron manos a la obra para superar a los de Francisco con Lucas y Arias, demostrando que la defensa sana es la mejor cura, y Koke como goleadores.

Inmerso en la resolución de su futuro lejos del Atlético y apuntando a Múnich, el destino quiso que Lucas firmara en El Alcaraz su primera diana como rojiblanco. El francés volvía a la titularidad por primera vez desde que cayó lesionado contra el Alavés. Y lo hizo estrenándose con el mono de goleador y culminar así una gran jugada colectiva del Atlético para poner el 0-1 en el luminoso. . Porque ya lo avisó Koke: «Lucas va competir como siempre lo hace, con todas las ganas e ilusión de que el Atleti esté en lo más alto».

Simeone se decantó por Arias en el lateral derecho y Arias devolvió a su míster el favor en ataque. El defensa enganchó una asistencia medida de Griezmann -qué guante tiene el francés- para mandar un auténtico cañonazo a las redes de Santamaría. El colombiano ha encontrado su sitio, cual Sheldon Cooper en su sofá -«Penny, estás en mi sitio»-, y será muy difícil que se lo quiten.

Paradón de Oblak. Da igual cuando lean esto, porque el esloveno cada vez que se pone los guantes con los que defender el marco del Atlético, aparece siempre que se le necestia. Da igual el rival, da igual el minuto de juego. Y si no que se lo digan al Cucho Hernández, que vio como el esloveno le aguantaba el uno contra uno -Godín hizo posible esta jugada- y luego sacaba una mano milagrosa con la que evitar que el Huesca se pusiera por delante.

Menudo portero tiene el Huesca. Santamaría también sabe hacer milagros cual San Jan, y así lo hizo frente al Atlético. Primero Lemar y luego Correa se estrellaron con el auténtico muro que tiene Francisco en su portería. El navarro, por actuaciones como la que firmó frente a los rojiblancos a pesar de la contundente derrota, es su mejor carta de presentación para aquel que se pregunté como ha pasado de ser el tercer portero del equipo aragonés al primero.

Enric Gallego debutó en Primera a sus 32 años. El ex del Extremadura se miró por primera vez de tú a tú con jugadores en la categoría de oro y no con cuales quiera, si no que enfrente tenía a los del Atlético. No era empresa fácil y por eso el debut no pudo tener un mejor sabor para el delantero, que se marchó de su nueva casa con goleada en contra y sin una actuación destacada.

Está por las redes sociales arrasando el #10yearschallenge y con esa etiqueta bien podría publicarse la noticia sobre Koke y sus 400 partidos. Porque fue en 2009 cuando el de Vallecas debutó con la rojiblanca y fue este sábado cuando celebró su cuarto centenario en cuanto a duelos se refiere como jugador del Atlético. Lo hizo con asistencia y con gol… para los haters que se esconden por ahí, ya saben.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *