Gerard Piqué ya es uno de los capitanes del Barcelona. Le ha costado. Asume está condición a los 31 años. Lo sorprendente es que antes no hubiera estado entre los elegidos. A nadie se le escapa que es uno de los capos del vestuario, con una gran personalidad y ascendencia sobre sus compañeros. Además, su papel en el club va más allá del fútbol. Piqué fue clave en conseguir que Rakuten se convirtiera en el primer patrocinador del club. Sin embargo, las votaciones de la plantilla para la capitanía en otras temporadas siempre le fueron esquivas.

A Gerard le pasaron factura algunos de su excesos. Problemas con la guardia urbana, la fiestecilla de Getafe, su actitud en partidos ante el Espanyol… La lista es larga. A pesar de todo, era un clamor su capitanía porque, aunque no llevara el brazalete, todos sabían que era uno de los que mandaba en el vestuario. Si no el que más. No habérselo dado hubiera sido un problema, pero también una injusticia.

Así que este viernes se produjeron las votaciones y Piqué salió elegido como tercer capitán. El primero será Leo Messi que sustituye a Iniesta como máximo responsable de la plantilla. Estaba cantado. Busquets, que era el cuarto capitán, pasa a ser segundo. Aquí tampoco hubo sorpresa. En cambio, el nombramiento de Sergi Roberto como el cuarto capitán sí lo fue. El canterano pasó por delante de futbolista de la importancia de Rakitic, Ter Stegen, Suárez o Jordi Alba. Con su nombramiento, la plantilla tiene de nuevo a todos sus capitanes formados en La Masía. No es nuevo, pero la entrada de Mascherano en los últimos años cambió el guion.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *