En el verano de 2010, cuando hacía ya diez años que no era presidente del Barça, tuve la ocasión de comer con Josep Lluís Núñez en la Cerdanya. En un momento de la conversación, hablando de la vertiente deportiva, le pregunté de que se arrepentía más de sus 22 años de presidencia. Se tomó su tiempo. Veinte segundos después me dijo: “De no saber que teníamos en casa un entrenador como Mourinho. Con toda la estructura que teníamos, ¿nadie lo vio? Me tenían que haber avisado”.

Ciertamente, en ese momento, el portugués venía de ganar la Champions con un Inter sin figuras y había eliminado en semifinales al Barça de los 6 títulos. Valoró que ya, años antes, al salir del Barça, Mourinho había ganado una Champions con un Porto por el que nadie apostaba. Poco a poco, a pesar de las tres meritorias ligas con el Chelsea, Mou ha sacado menos rendimiento a sus carísimas plantillas. No triunfó en el Madrid y en el United está fracasando. El fútbol de sus equipos es más pobre, más rácano en espectáculo. Al final, cuando logra ganar en campo de la Juventus con dos goles ‘in extremis’ a balón parado, sale su chulería y sus provocaciones. Sólo le queda esto. Le ha abandonado el fútbol. Vete al teatro.

Noticias relacionadas

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *