Hace años que el Celta cerró cualquier tipo de debate a la hora de reforzar su portería. La apuesta pasa por gente de la casa y, por quinta temporada seguida, serán Sergio y Rubén los que pugnen, con Iván Villar, por hacerse con el marco céltico. Una disputa tan deportiva como interesante.

En un principio, los dos primeros parten con más opciones por hacerse con la titularidad esta temporada. Villar, independientemente de su juventud, es el que menos experiencia acumula, con sólo 1 partido disputado en Primera. Pasarse en blanco la pasada temporada no le ayuda. Tiene alguna opción para salir cedido a algún equipo de Segunda pero, de momento, no se quiere tomar una decisión.

A partir de ahí, Sergio y Rubén pelean por el puesto con opciones parejas. Sergio es la experiencia y el no bajar nunca los brazos. Las tres temporadas que Berizzo dirigió al equipo acumuló 114 partidos por los 36 de Rubén Blanco. Este último es para el club el futuro y la pasada temporada, por primera vez, fue el meta que sumó más encuentros. Veintitrés partidos, uno más que Sergio. Al meta de Mos le penalizan los problemas físicos que ha acumulado los últimos años.

Ambos renovaron sus contratos recientemente. Rubén amplió el suyo hasta 2023 y Sergio renovó por dos temporadas, la segunda de ellas condicionada por el número de partidos que dispute este año. Conforme transcurra la pretemporada, Antonio Mohamed decidirá. También se tendrá en cuenta la opinión del entrenador de porteros del equipo, Nando Villa, que los conoce bien ya que trabajó con ellos dos temporadas, con Luis Enrique y Unzué como técnicos.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *