El palaciego vuelve a pisar un partido grande en su regreso a Nervión, donde se coronó en su primera etapa con seis títulos

Jesús Navas González soñó un día con ser futbolista. Pese a su menudo tamaño, más pronunciado cuando era un niño, consiguió llamar la atención de Pablo Blanco y el equipo de captación que tenía el Sevilla en las diferentes localidades de la provincia. El icónico vídeo de un Navas regateando rivales y charcos en campos de albero sería viral de haber aparecido hoy día. Es sólo la prueba de lo que apuntaba el prometedor chico de Los Palacios. En Nervión se hizo hombre -pese a que aún le perdure ese físico y rostro de niño a sus 32 años- y fue protagonista del Sevilla más laureado de la historia. Había nacido una estrella. Tan callada como letal con el balón en los pies. No le gustan los focos. Él juega y aún se divierte. Y colecciona títulos. Pocos le siguen el ritmo.

El 7 de toda la vida -ahora luce el 16 en homenaje a su amigo del alma y compañero de cantera Antonio Puerta- no ha hecho carrera en el Sevilla, es algo más que eso, forma parte de la leyenda del club. En su primer etapa batió todos los récords de precocidad. Jugaba sin parar. Apenas sufría lesiones. Era un titán con cuerpo de duende sobre la hierba.

A los diez años de su debut con el primer equipo (2003) se tuvo que marchar por pura necesidad de la entidad, que no administró correctamente los éxitos pasados e hizo un lifting, a la postre, fundamental para cimentar un nuevo proyecto ganador. El tándem Monchi-Emery volvía a instalar al Sevilla en lo más alto, mientras Jesús Navas se entretenía en seguir ganando títulos con el Manchester City, su nuevo destino. No le había perdido la pista a su Sevilla. Su deseo era regresar cuando aún tuviera fuerzas para tirar del carro.

Cuatro años en la Premier no pasan rápido, pero le han valido a Jesús para seguir aprendiendo y que su fútbol coja matices que en sus primeros años había pasado por alto o, simplemente, no necesitaba para ser determinante. Su vuelta, no obstante, fue acogida con ciertas dudas. Negociación larga que enturbió el ambiente.

Además, con Berizzo no se lució. Parecía su versión más gris, similar a la que se fue oscureciendo con Marcelino o Míchel en el banquillo. El cambio de entrenador despertó a Jesús. Montella le dio galones. Primero como extremo y posteriormente en el lateral. Su gol -con fortuna- precisamente en el Wanda resucitó al actual Sevilla. Fue en la Copa. Un objetivo que se hacía carne tras derrotar al Leganés en semifinales. El palaciego volvía a pisar una final con el Sevilla.

Las finales de Navas

Con Juande Ramos en el banquillo, el Sevilla vivió un orgasmo de fútbol y títulos. Final que pisaban, copa que levantaban. Copa de la UEFA 2006, Supercopa de Europa 2006, Copa de la UEFA 2007, Copa del Rey 2007, Supercopa de España 2007… Todo ello en 15 meses de voracidad sevillista.

«Estás tan metido en el partido que no te acuerdas bien de esas noches mágicas. Estás tan concentrado que hasta después no te paras a pensarlo o a verlo. Disfrutar con la afición es lo mejor de ganar finales», señala el jugador a MARCA horas antes de disputar la final ante el Barcelona. La Supercopa de Europa de ese año sí que se les escapó ante el Milan, aunque ese partido se disputó pocos días después del fallecimiento de Puerta.

En cuanto a recuerdos más agradables, Jesús no sabe con qué final quedarse: «Todas. Cada una es especial. Cada título es algo muy grande para el Sevilla. Y ahora trataremos de hacer un gran partido para traernos otro para Sevilla».

El total seis títulos en ocho finales con el Sevilla. Tras su marcha, la entidad ha seguido engordando sus números de finales y títulos. Tres Europa League más en un total de ocho partidos finales. Es decir, Navas ha jugado la mitad de esas noches históricas en la época contemporánea sevillista y ha contribuido activamente a levantar seis de los nueve entorchados conquistados.

En el desempate vuelve a apuntarse. Jugará su novena final. Y no ve el momento de que llegue. «Uno trabaja para eso, para poder conseguir cosas importantes. Regresar a casa y volver a disfrutar de una final y poder disputar un título es para lo que uno trabaja. Yo siempre lo intento dar todo por llegar lejos. Mi objetivo es intentar llegar lejos con el Sevilla y poder conseguir títulos».

Ya más centrado en el partido de esta noche, Jesús Navas prefiere centrarse en las cosas que debe hacer el Sevilla para conquistar la Copa antes de enredarse en las virtudes azulgranas, conociendo cómo se las gasta su rival, con un Messi al que conoce bien.

«Nosotros hemos hecho partidos muy serios contra equipos muy grandes, ya se ha visto. Debemos salir con esa actitud y con la máxima ilusión de poder derrotarles», afirma el 16. El 10 argentino será la gran amenaza. El Barça llega herido por la Champions. ¿Altera algo el guión? «Son jugadores de clase mundial y saben desconectar de un partido a otro. Es una final y van a salir muy enchufados. Querrán ganar como nosotros e irán a por todas», destaca.

El fútbol desde la defensa

Eso sí, algo cambia en este partido para Jesús Navas. No jugará cerca del delantero, probando al lateral de turno y tratando de hacer daño con sus entradas constantes por banda. Deberá mirar el campo desde otra perspectiva. Desde la lejanía del lateral, posición en la que ha encontrado un nuevo registro y sus prestaciones se han elevado hasta hacerse indispensable en el actual Sevilla. Más pendiente a veces de defender que de atacar. Ante United y Bayern se vio que está a un nivel espectacular. «Estoy trabajando ahora en esa posición, en la que ya jugué el año pasado con Guardiola. Una posición que me gusta porque puedo tener recorrido. Estoy muy contento», finalizó.

Jesús Navas, el niño de los ojos turquesa, ha visto pasar delante de los mismos la historia contemporánea del Sevilla. Ha sido protagonista y quiere seguir escribiéndola. 435 partidos le alumbran. Hoy dejará a Pablo Blanco -el anterior récord- ya a 20 encuentros por detrás. Es insaciable. Es Jesús Navas.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *