Si, como es costumbre, el trofeo de Liga no se entrega hasta el próximo curso, Andrés podría levantar hoy su último título como capitán del Barça

Ha ganado 30 y puede sumar otros dos antes de irse

Toda historia tiene un final y la de Andrés Iniesta con el Barcelona está viviendo sus últimos episodios estas semanas. Aunque el capitán azulgrana todavía no ha hecho oficial su decisión de abandonar el equipo al acabar este curso, ya se viene barruntando desde hace tiempo. Pesarán los motivos estrictamente deportivos, como no estar dispuesto a seguir en el Barça si no puede ofrecer su mejor versión, pero también los económicos y personales. Con su probable marcha a China, Andrés no sólo obtendría un buen contrato en lo futbolístico, sino que también podría dar un impulso a otros negocios en los que anda metido y en los que trabajan varios de sus familiares. En concreto a sus bodegas, que recibirían un gran espaldarazo si, de la mano de un Andrés que jugara y viviera en China, se asentaran en el mercado del país con más habitantes del planeta.

Así las cosas, todo apunta a que la de esta noche será la última final que el de Fuentealbilla jugará con la casaca azulgrana. 21 años después de que dejara su pueblo albaceteño para poner rumbo a La Masía, Iniesta apura su trayectoria como azulgrana. Una carrera llena de títulos y distinciones individuales que le acreditan como uno de los mejores jugadores españoles de todos los tiempos, uno de los emblemas del trabajo de cantera del Barcelona y un hombre fundamental para los mejores años en la historia del club catalán.

El mejor gol de Iniesta en la Copa: maravilla ante el Alavés en 2012

Como primer capitán del equipo, en caso de que el Barça saliera victorioso del encuentro de esta noche contra el Sevilla, recaería en manos de Iniesta la responsabilidad de levantar la Copa del Rey. Sería el trigésimo trofeo de este tipo para el club catalán y el trigésimo primero en el global de campeonatos ganados por Iniesta como jugador azulgrana. De ser así, lo más probable es que esta fuera la última foto de Andrés levantando un trofeo con el Barcelona. Aunque el Barça ganara LaLiga Santander, la costumbre que hay en nuestro país de no entregar el trofeo al ganador hasta la siguiente temporada, le impediría levantar el título.

Eso, si LaLiga no decide cambiar el guión con respecto a otros años o si el Barcelona no tiene un detalle con el manchego y cuenta con él para el día de la entrega del trofeo. Lo mismo que hizo Paulinho esta temporada cuando, siendo ya jugador del Barça, regresó a China para vivir la fiesta del título del Guangzhou Evergrande con sus antiguos compañeros de equipo.

El más laureado

De momento, y hasta que Messi diga lo contrario, Iniesta comparte con el argentino el honor de ser el futbolista que más títulos ha ganado con la camiseta del Barcelona. Ambos acumulan 30 trofeos desde que llegaron al primer equipo. Es el ejemplo más gráfico de que ellos dos ha vivido en primera persona la época más gloriosa del club. Si, como todo apunta, Andrés se va este verano y Messi sigue escribiendo su historia en azulgrana, será cuestión de tiempo que el rosarino se quede en solitario como el mayor ganador en los anales del club. Hasta entonces, ambos intentarán engordar su currículum esta noche en el Wanda Metropolitano.

A lo lejos asoma la cabeza Sergio Busquets, el tercero en esta clasificación de los jugadores con más títulos con la camiseta del Barça. El de Badía del Vallés acumula 25 campeonatos como culé, uno más que otra leyenda del Barça y de la selección: Xavi Hernández. El egarense se retiró del Barcelona con 24 títulos en su hoja de servicios.

Hijo de otro modelo

La marcha de Iniesta también supondrá el adiós de uno de los hombres que mejor ejemplifica lo que era el trabajo de cantera del Barça cuando estaba en su máximo esplendor. Un jugador que llegó a La Masía con 12 años procedente de las categorías inferiores del Albacete. Un chaval al que se educó en el estilo Barça desde pequeño y que no sólo logra llegar al primer equipo, sino asentarse y convertirse en una pieza clave. Ese logro, que siempre ha sido difícil en un club como el Barça, se ha convertido en casi imposible en los últimos años. En esta década, sólo Busquets y Sergi Roberto han conseguido dar el salto al primer equipo y asentarse en él. Ambos recibieron la alternativa de manos de Pep Guardiola.

Una temporada en blanco

Aunque parezca increíble, desde que Iniesta se convirtió en jugador del primer equipo azulgrana de pleno derecho (curso 2004-05), el Barcelona sólo ha firmado una temporada en blanco, la 2007-08. Es cierto que en dos temporadas tuvo que conformarse únicamente con una Supercopa de España, pero con el paso de los años todo suma. Está por ver cómo termina este curso para los catalanes.

Balón de plata

En el capítulo de los reconocimientos individuales, Iniesta también ha estado por encima de la media del futbolista español. El único paisano que le supera en este sentido es el gallego Luis Suárez, con su Balón de Oro en 1960. Iniesta estuvo a punto de igualarlo en 2010, pero se quedó a las puertas en favor de Lionel Messi. El manchego se tuvo que conformar con el Balón de Plata, igualando de este modo a otro futbolista español que coqueteó con el galardón en su momento: Raúl Gonzalez Blanco.

El héroe de Stamford Bridge

En la hoja de servicios de las leyendas, siempre hay algún momento que destaca por encima del resto. Un instante que resume su trayectoria en un equipo, que recuerda el día que tocó el cielo con las manos y se lo hizo tocar a sus hinchas. En el caso de Iniesta, hablando en clave barcelonista, está claro que ese momento tuvo lugar en Stamford Bridge el 6 de mayo de 2009. Cualquier culé que se precie recuerda qué estaba haciendo el día que Iniesta hizo historia en el campo del Chelsea con un obús desde fuera del área. Con ese gol cambió la historia e hizo posible el primer Triplete en la historia de nuestro fútbol y el único Sextete hasta la fecha. Luego, claro está, hay que acordarse de lo que hizo con la selección, pero para eso ya habrá tiempo más adelante, cuando se acerque el Mundial de Rusia.

El gol de Iniesta en Stamford BridgeLas lesiones

A lo largo de su carrera, Iniesta ha tenido que lidiar con varias lesiones que han mermado su estado físico. Esa tendencia a padecer dolencias musculares ha provocado que en los últimos años sus entrenadores hayan decidido dosificarlo más de lo habitual, siempre pensando en contar con Andrés para los momentos claves del curso. Fue el caso de Luis Enrique, que quizás se tomó esta filosofía demasiado al pie de la letra y le dio menos minutos de los que el propio jugador esperaba.

Con los años, el mismo Iniesta ha ido conociendo mejor su cuerpo, sus limitaciones, y los avisos que su organismo le daba para que se dosificara. Esa versión de un Iniesta más maduro y que se administra para llegar en forma al momento clave, es la que hemos visto en los últimos cursos.

Los flashes, para otros

A pesar de su importancia dentro del equipo, Iniesta siempre ha mantenido un perfil discreto fuera de la cancha. En muy pocas ocasiones ha sido noticia por algo extradeportivo. Como capitán, suele ser de los que da la cara en los malos momentos y ejerce su liderazgo, con naturalidad, sin necesidad de imponerse.

Los años, su calidad y sus logros le han dado un estatus de leyenda viviente que hace que su opinión siempre sea especialmente respetada, tanto por los compañeros, como por el club. Extrapolando ese liderazgo tranquilo al terreno de juego, se puede decir que Iniesta nunca revienta las estadísticas de goles o asistencias, pero siempre está ahí para marcar la diferencia. Cuando no esté, se notará.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *