De todas las formas que existen de perder, el Eibar fue escogiendo cada minuto la más plausible. Se dejó la piel, jugó bien, achicó al líder, contagió con su fórmula incandescente de fabricar fútbol. Ni siquiera cumplir con todos esos requisitos bastó para ganar al Barcelona. El equipo de Valverde tiene pellejo de imbatible. Sobrevive hasta en Ipurua.

Luis Suárez, uno de esos depredadores que primero caza y luego pregunta, fue el artífice del resultado final. Con su habilidad para jugar al límite del fuera de juego despejó el camino que le dejaba en un ‘tête à tête’ con Dmitrovic. La definición fue puro magisterio: quiebro con todo el cuerpo para driblar al guardameta y gol con la portería desguarnecida. Era el 0-1 y llegaba en el minuto 15. El tanto dilapidaba un cuarto de hora galvanizador del Eibar.

Cuatro disparos en 12 minutos había acreditado el Eibar antes de que Suárez sentara cátedra sentando a Dmitrovic. Un cabezazo de José Ángel por encima del larguero; un derechazo de Orellana; un remate cruzado de Kike García y un testarazo de Ramis, parecido al de Butarque que valió la victoria. Ter Stegen intervino con acierto y aplomo.

El gol de Suárez no amilanó el ánimo de un Eibar corajudo y no tan brillante como en las semanas pretéritas. Sí se estaba saliendo con la suya el cuadro armero al quitar el balón al Barcelona, abrirlo a las bandas e irrumpiendo con fuera en el área. La falta de acierto en el momento cumbre fue la sombra entre tanta luz. Orellana entró en juego para lanzar al larguero desde el balcón del área. Jordán, poco después, no definió como mandan los cánones dentro del área. Messi se estrelló con el poste pasada la media hora. No era la primera aparición del argentino, autor de un pase genial en el gol de Suárez.

LaLiga: Las imágenes del Eibar – Barça

Eibar y Barcelona bajaron el pistón tras el descanso. Y el árbitro, Hernández Hernández, ascendió al primer puesto en la cuota de protagonismo. En cuestión de dos minutos le dio tiempo a expulsar a Orellana, Mendilibar y Bea. O sea, al mejor jugador hasta que vio la roja, al primer y segundo entrenador del Eibar. Entre medias Suárez perdió tiempo con premeditación y el colegiado canario pasó de puntillas por la artimaña. El revuelo sacó del partido al Eibar.

Orellana protestó una amarilla a Pape Diop, golpeó el balón ostentosamente y al colegiado le pareció una herejía. El rebelde fue Suárez en la jugada siguiente. Hernández al cuadrado le perdonó y Mendilibar montó en cólera. El trencilla le expulsó. Antes, al vizcaíno le dio tiempo a compartir su opinión con el cuarto árbitro: “Qué fácil es hacer esto con el Eibar!”.

Takashi Inui trató por todos los medios que el Eibar no perdiera. Fue el impulsor de las acometidas finales del Eibar. Inquietó de lo lindo, pero no modificó el resultado. Sí lo amplió Jordi Alba, a placer ante Dmitrovic.

Fue la jugada que aclaró una tarde revoltosa, de mucho ritmo e intensa. El Eibar cayó ante el líder pero su público despidió en pie a sus jugadores.

FICHA TÉCNICA

Eibar, 0

Dmitrovic, Peña, Arbilla, Ramis (Lombán, min. 45), José Ángel, Diop (Escalante, min. 73), Dani García, Orellana, Jordán (Charles, min. 82), Inui, Kike García.

Barcelona, 2

Ter Stegen, Sergi Roberto (Semedo, min. 89), Piqué, Umtiti, Alba, Busquets, Rakitic, Iniesta (Coutinho, min. 62), Paulinho (Aleix Vidal, min. 73), Messi, Suárez.

Goles:

0-1: Suárez (min. 15)

0-2: Jordi Alba (min. 88)

Árbitro: Hernández Hernández. Amonestó a los locales Orellana y Diop; y al visitante Iniesta. Expulsó al jugador del Eibar Orellana por doble amonestación (min. 66) y al entrenador José Luis Mendilibar (min. 68).

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *