Christian Rivera (Gijón, 20 años) ha comprobado de primera mano una realidad de perogrullo: el Eibar es una cosa y el Barcelona, otra. No sólo por magnitud. El asturiano se marchó cedido en invierno al club blaugrana ante la ausencia de oportunidades que le lastraba en Ipurua. El resultado es que termina la temporada como uno de los jugadores revelación en Segunda División.

El FC Barcelona se reservó el derecho a ejecutar una opción de compra al final de la temporada. Teniendo en cuenta que Rivera sonríe en la Ciudad Condal como no lo hacía en Ipurua, todos los indicios apuntan a que la entidad catalana se quedará en propiedad al centrocampista.

Rivera ha firmado 16 partidos oficiales con el Barcelona B desde que cambió de aires en enero. Se ha erigido en titular indiscutible, tanto con Gerard López como con García Pimienta, los dos entrenadores que ha tenido en el segundo equipo del Barça. El gijonés ha oficiado de pivote y de interior cuando la medular estaba más poblada.

El Eibar le reclutó con 18 años

Formado en la cantera del Sporting de Gijón, Rivera, internacional sub-16, sub-18 y sub-19, se marchó al Oviedo en 2014. El club gijonés no le dejó fichar por el Atlético de Madrid cuando tenía 16 años y finalmente recaló en el rival asturiano. En su primera temporada ya debutó en el primer equipo. Se estrenó en el último partido de Liga, donde el Oviedo salió campeón, y participó también en la fase de ascenso a Segunda A.

En su primera temporada en la categoría de plata, con tan solo 18 años, disputó trece partidos y llamó la atención del Eibar, que lo fichó en verano para jugar en Primera. La pasada campaña jugó 22 partidos, 11 como titular, mientras que este curso sumó ocho encuentros más, tres desde el inicio, antes de salir cedido al Barça B. Mendilibar perdió su confianza en Rivera, máxime con la llegada invernal a Ipurua de Pape Diop, competencia del asturiano por la demarcación que ocupa en el campo: pivote.

Ruiz de Galarreta es de Eibar

La tesitura comprometía extremadamente el protagonismo de Rivera en Ipurua y hacer las maletas era lo más recomendable para el prometedor futbolista. En el filial del Barcelona se ha visto favorecido, además, por las lesiones de jugadores que se emplean en su puesto como Ferran Sarsanedas, Oriol Busquets e Iñigo Ruiz de Galarreta.

En este punto podría darse, cara a la próxima temporada, un vaivén de medios centro, de Eibar a Barcelona, de Barcelona a Eibar. En las oficinas de Ipurua vigilan de cerca a Ruiz de Galarreta, una de las referencias del filial blaugrana en la categoría de plata. Hay un dato clave: el futbolista criado en Lezama es de Eibar. Nació en la villa armera. El apego geográfico es indudable.

Si Rivera termina en el Barcelona, el Eibar se vería en la palmaria necesidad de contratar un centrocampista organizador ante la baja de Dani García. Galarreta cumple con los requisitos

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *