El Camp Nou se vistió de gala para recibir por primera vez en su historia al Girona. 85.417 espectadores asistieron al estadio para recibir al séptimo equipo catalán que visitaba el coliseo azulgrana, tras Espanyol, Nàstic, Lleida, Europa, Sabadell y Condal . Quedó claro desde el primer minuto que es un equipo amigo, hubo afinidad total entre ambas aficiones e incluso compartieron reivindicaciones políticas para teñir el Camp Nou de amarillo en algunos momentos. También hubo mensaje para el Espanyol por parte del Espai d’Animació, con una pancarta que celebraba que “vuelve el derbi catalán a Primera”.

La de ayer fue la mejor asistencia de la temporada en el estadio azulgrana en Liga y sólo superada por la del Barça-Madrid de la Supercopa de España que se disputó en agosto. La grada se rindió un día más ante el talento de Leo Messi y vibró con la exhibición del argentino.

Además de rendir pleitesía a Messi, la grada del Camp Nou se decidió a mimar a Ousmane Dembélé. La afición demostró que tiene paciencia con el francés y que tiene muchas ganas de verle brilar. En su reestreno como titular, el delantero se movió bien, conectó con Messi en varias ocasiones y compartió delantera con Suárez. En defensa no gozó de los mismos privilegios que sus compañeros de tridente y le tocaba defender como cuarto centrocampista. Mostró velocidad, buenos desmarques y entendimiento con Messi, pero le faltó acierto y confianza a la hora de rematar. Pero la grada le mimó, le aplaudió tras sus errores e incluso coreó su nombre. Quedó claro que hay idilio entre la afición y Dembélé y que el público entiende que el joven delantero necesita aún seguir con su proceso de adaptación.

En la segunda parte Dembélé asitió a Luis Suárez tras una contra bien trenzada por el nuevo tridente y el refuerzo de Coutinho, pero el remata del uruguayo se estrelló en la madera. En la siguiente acción fue aplaudido tras recuperar un balón en defensa y unos minutos después estuvo a punto de marcar,pero su remate se marchó ligeramente desviado. Al final, asistió a Suárez en el 6-1. De nuevo, el Camp Nou le premió con aplausos.

La gran ovación de la noche, eso sí, fue para Gerard Piqué. Curiosamente, su cambió coincidió con los cánticos de independencia en el minuto 17 de la segunda parte, que fueron interrumpidos para despedir al central. Cuando Piqué llegó al banquillo, volvieron los cánticos de “llibertat” y las pancartas amarillas. Tras el gol de Coutinho, sólo faltó el gol de Dembélé para que la fiesta fuera completa

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *