Juni Calafat convenció a todos. Empezando por Florentino Pérez y terminando por José Ángel Sánchez, que son las piezas claves para que este tipo de operaciones terminen haciéndose efectivo. El director de fichajes del club blanco o jefe de captación, como ustedes quieran, fue el que, en uno de sus muchos viajes a Brasil, se fijó en el descarado juego de Vinicius y el que insistió y el que logró que el presidente del Real Madrid diera el ok a una operación de 40 millones de euros de un chaval que por aquel entonces apenas tenía 16 años, operación que se aventuraba de riesgo.

Una vez cerrado el fichaje, Juni Calafat no dejó olvidado a su suerte al adolescente. Estuvo pendiente de lo que hacía, procuraba que su familia se acomodara a la nueve vida que el fútbol había podido dar a un niño, que como dice la leyenda de los grandes del fútbol en Brasil. salió de un más que humilde barrio, conviviendo con el peligro y las amenazas de una vida más que humilde.

El golazo de Vinícius al Leganés

Gol de Vinícius (3-0) en el Real Madrid 3-0 Leganés

Durante esos 14 meses que pasaron hasta que Vinicus viajo a Madrid, el club siguió de cerca su evolución, le mandaban instrucciones, le orientaban en todo, en aspectos incluso personales y el resultado está ahí. Probablemente no llegue a la altura de los más grandes, pero al delantero le han bastado dos partidos para dar la razón a los que apostaron por su fichaje y a los que después pedían minutos del brasileño sobre el césped y que de manera increíble no recibía.

Esa ausencia de presencia sobre el terreno de juego de Vinicius fue el principio del fin de Julen Lopetegui. Recuerden que el club peleó para que le quitaran una sanción, circunstancia que los abogados del club finalmente lograron. El técnico vasco reconoció la gestión hecha dejando a Vinicus en la grada del Camp Nou. Tal cual.

Santiago Solari ha tardado y eso que le conocía del Castilla. Desde el club suspiraban por la presencia de una inversión de 40 millones de euros y 16 meses de trabajo previo, en un once titular, pero tampoco llegaba, o al menos en un partido importante. Lo mostrado ante la Real Sociedad, con plena continuidad ante el Leganés (gol incluido y emocionando al aficionado), han bastado para que los que se reían tiemblen y para los que esperaban todo del brasileño, puedan dormir tranquilos, como por fin han podido hacer todos los madridistas tras el 3-0 logrado por su equipo ante el Leganés, con un once pleno de juventud, ganas y hambre. Y es que el fútbol es energía, esa que falta en los últimos meses al equipo blanco.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *