Es la posición que más preocupa, a día de hoy, dentro del cuerpo técnico y de la dirección deportiva del Girona. Con la continuidad asegurada de Aday Benítez, tres jugadores deben aterrizar en Montilivi para ocupar la posición de lateral o carrilero. Con el fichaje de Mojica, que se hará oficial en los próximos días por cinco millones de euros, Quique Cárcel sigue trabajando para incorporar a un futbolista por banda.

Eusebio debe dar el el visto bueno a la contratación de Roberto Rosales, jugador del Málaga que no seguirá en el conjunto andaluz tras el descenso. Pero quien gusta, y mucho, dentro del club, es Álex Moreno, lateral izquierdo del Rayo Vallecano. El de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) es un objetivo claro de la entidad rojiblanca desde la pasada temporada, donde hicieron una oferta formal, pero finalmente sólo llegaron a un acuerdo por el colombiano.

La cláusula de rescisión del barcelonés es de seis millones de euros, algo a lo que el Girona no puede llegar si no vende a algún jugador por un valor alto. La pasada campaña, lo máximo que se llegó a ofrecer al Rayo Vallecano por el lateral fueron dos millones, y el club madrileño lo rechazó pidiendo una cantidad más elevada, a la que podría llegar el Girona en este mercado.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *