El inicio de los entrenamientos para la plantilla del Alavés se va a llevar a cabo a dos velocidades entre el grupo de jugadores que capitaneará de nuevo Abelardo. La práctica totalidad de ellos se encuentran en plena forma tras haberse cuidado y seguido el plan de preparación específica diseñado para el descanso estival. Sin embargo hay tres jugadores como Sivera, Duarte y Vigaray que van a requerir de cuidados y un trabajo especial y diferenciado para llegar en plena forma al inicio de la competición el 19 de agosto.

Todos ellos terminaron el pasado curso arrastrando diversas molestias físicas y lesiones y a pesar de los más de 50 días transcurridos desde el final de la competición no están plenamente restablecidos. Sivera sufrió una subluxación de su clavícula derecha en el partido ante el Atletico de Madrid. Guardará el joven meta un sabor amargo de su estreno en Primera División, ya que en ese duelo ante los colchoneros vio como, a la hora de partido, en un despeje a un disparo desde la frontal del área se golpeó con violencia la clavícula derecha contra el poste de su portería. El diagnóstico de la lesión se produjo el 3 de mayo y se estableció un plazo de ocho semanas de tratamiento conservador. De esta manera se acaba de cumplir ese tiempo y para no forzar y evitar recaídas se diseñará un plan específico para el arquero de la sub 21.

En idéntica situación se presenta Rubén Duarte. El único lateral zurdo específico de la plantilla se perdió la recta final de la temporada para fortalecer su tobillo izquierdo. En la previa ante el Atlético de Madrid, confirmó Abelardo que el almeriense ya no iba a jugar al tener asegurada la permanencia y haber sufrido durante bastantes partidos por una lesión en la articulación que requirió incluso de infiltraciones y aplicación de plasma enriquecido con factores de crecimiento en el tobillo. «El pobrecito tiene el tobillo fastidiado y el objetivo es que llegue a tope a la pretemporada«, explicó el asturiano en pleno mes de abril.

El tercer inquilino de la enfermería es Carlos Vigaray, que arrastró en la recta final molestias en la rodilla que le impidieron jugar. El madrileño empezó en Navidades a padecer varios contratiempos lo que le llevó a perder su sitio en el equipo y no haber vuelto a jugar un partido en todo lo transcurrido en 2018. Su último partido con la elástica albiazul lo jugó en la jornada 13 del campeonato, en el mes de noviembre de 2017, y a partir de ahí empezaron sus problemas físicos, al tiempo que también comenzó el despegue del canterano Martin Agirregabiria como lateral derecho albiazul y que fue una de las revelaciones del pasado curso.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *