David Soria ha dejado de ser futbolista del Sevilla. Después de terminar la temporada como titular y ofreciendo un gran rendimiento, el club ha decidido que era hora de dejarlo marchar. Había dos opciones sobre la mesa, renovarle (le quedaba un año de contrato) para cederle (Caparrós desea la salida de Soria y Rico) o una venta, como finalmente se ha producido. 3,5 millones (que podrían llegar a cuatro con variables), una opción de recompra por dos años y un porcentaje de una futura venta.

El portero madrileño dice adiós después de vivir unos meses dulces, en los que por fin tuvo la oportunidad de demostrar el portero que es. En Getafe sí podrá hacerlo. Se marcha después de tres años en la primera plantilla y con 25 años. No ha parado de recibir mensajes de cariño desde que saltase la noticia, que ha cogido al Sevilla entrenando aunque antes del inicio el portero ya sabía que estaba todo cerrado.

Ya en ropa de calle porque esta misma noche se marcha a Valencia en coche, donde hará noche y mañana cogerá un vuelo hacia Madrid bien temprano, estuvo por el hotel despidiéndose de toda la expedición sevillista: compañeros, cuerpo técnico y de Joaquín Caparrós y el presidente Castro, que habían llegado pocos minutos antes al hotel de concentración.

Estuvo unos minutos hablando con su inseparable Pablo Sarabia, uno de sus grandes apoyos en el vestuario y que ahora podrá aconsejar al meta sobre cómo es jugar en el Getafe, algo que conoce a la perfección el mediapunta. Se marcha David Soria sin saber si podía haber llegado a más en Nervión con más oportunidades. Coge el reto de suplir a Guaita en el Coliseum. La portería del Sevilla, cómo deslizaba hace poco Caparrós, sufrirá un cambio total.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *