Es casi imposible que Santi Cazorla, después de casi dos años parado, pueda trabajar al mismo ritmo que el resto de sus nuevos compañeros en el Villarreal. También es casi imposible que no le acompañe una cierta dosis de dolor, con la que el internacional va aprendiendo a convivir y a salir del túnel. El primer episodio de esta lenta evolución duró 22 minutos, los que jugo en el amistoso contra el Hércules el pasado martes. La ovación que se llevó ha sido lo mejor de la pretemporada hasta hoy.

«Cazorla ha aprendido muchísimo y nosotros, gracias a él, también», explica a MARCA el readaptador del Villarreal, Jordi Vives. «Sabe lo que tiene que hacer antes de entrenarse, cómo es mejor recuperar… Es una maravilla trabajar con él porque tiene un carácter buenísimo», añade.

Así fue el regreso de Cazorla

Así fue el regreso al fútbol de Santi Cazorla

Los servicios médicos del Villarreal se pusieron en contacto con el doctor alavés Mikel Sánchez, el especialista que le operó en la última de las múltiples intervenciones por las que ha tenido que pasar Cazorla. Necesitó un injerto de piel para solucionar los problemas de su talón y llegó a temer que no podría volver a caminar con normalidad. «Si consigues volver a caminar con tu hijo por el jardín, date por satisfecho, me dijeron», confesaba en este diario hace apenas nueve meses, desde Salamanca, donde trabajaba con Juan Carlos Herránz en su costosa recuperación.

Cazorla, sonriente en el centro de la imagen, junto a Morlanes y Gerard Moreno
Volver a ser el mismo

Hoy, su sonrisa es un poco más limpia. Es imposible borrar el temor a una recaída, a otro problema, pero Cazorla trabaja todos los días casi al mismo ritmo que los demás. Yjuega. «Estaba cansado al final, como todos, pero está bien. Somos muy optimistas con Santi, todo lo que vemos nos hace pensar así. Llegó mucho mejor de lo que pensábamos. Incluso antes de saber que vendría, comentábamos que había que devolver a Cazorla al campo. Lejos de la exigencia del primer nivel, al ritmo que fuera, progresivo. Queríamos mimar a Cazorla porque lo necesitamos», señala Vives.

Llegó mucho mejor de lo que pensábamos. Incluso antes de saber que vendría, comentábamos que había que devolver a Cazorla al campo»

Jordi Vives, readaptador del Villarreal

Él da las gracias y sostiene la euforia como puede. Falta mucho camino por recorrer, pero por primera vez en mucho tiempo hay señales buenas. «A veces soy demasiado exigente. No disfruto como debería de lo que estoy viviendo. He vuelto a entrenarme y jugado un partido de fútbol a buen nivel. Para mí, eso era impensable hace algo más de 20 meses. Sólo pienso en volver al 100% y poder hacer lo que me gusta, que es jugar al fútbol», explicó Cazorla ayer en declaraciones a los medios del Villareal.

«Volver a sentirse futbolista es muy especial. Sin duda, me quedo con el cariño de la gente durante este periodo. La afición me ha dado fuerzas y me ha acompañado en los momentos difíciles. Mi agradecimiento es máximo a los aficionados, al fútbol. Siempre se han acordado de mí en Villarreal durante mi estancia en otros clubes. Siempre tuve claro que mi despedida del submarino no fue un adiós, sino un hasta luego. Nunca renuncié a volver. Ojalá podamos disfrutar como hicimos en el pasado», finaliza el mediapunta.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *