Pablo Sarabia tiene en su poder decidir si sigue esperando a que el Sevilla le ofrezca el contrato de renovación que ha pedido o acepta la propuesta de la Real Sociedad, que económicamente sí llega a las cantidades que desea, y provoca que Jokin Aperribay le dé los 18 millones de su cláusula de rescisión para que los abone en la LFP. Todo apunta a que la entidad del Nervión reaccionará rápido y accederá a la petición de la que es una de sus estrellas, condición que no se refleja en su sueldo.

Sarabia ya sabe que la Real está dispuesta a pagar su cláusula de rescisión y que le pone sobre la mesa un contrato por cinco temporadas, con una ficha de unos dos millones de euros netos y una cláusula de rescisión de unos 40 millones, pero el atacante confía en que el Sevilla, en donde está muy a gusto y se siente importante, le ponga sobre la mesa esas mismas cantidades o mejores, y no cambie la ciudad hispalense por la de La Concha.

El madrileño ha sido y es aún el sueño de los dirigentes y técnicos realistas para este mercado de verano. Aún conscientes de la gran dificultad de sacarle de un club como el Sevilla, habitual en competiciones europeas y aspirante a llegar lejos en todas las que participa, desde Anoeta se ha apostado como pocas veces por un futbolista, ya que sería el fichaje más caro en la historia, por encima de los 17 millones que costó en su día recomprar a Illarramendi.

La pena en el seno del club blanquiazul es no poder haber acometido la operación con una participación en la Europa League como argumento, porque igual con ella las opciones de vestir a Sarabia de txuriurdin hubiesen sido algo más grandes.

El problema para la Real es que, si como parece el Sevilla le ofrece a Sarabia la mejore de contrato que desea, Aperribay y el director de fútbol Roberto Olabe tendrán que buscar un jugador ofensivo que ilusione tanto como lo estaba haciendo el canterano del Real Madrid.

Tras el fichaje de Mikel Merino y la cesión de Theo, el nuevo proyecto de Asier Garitano sigue demandando un jugador de nivel que palíe en parte las salidas de Carlos Vela, Xabi Prieto y Sergio Canales. El reto no es nada fácil, pero con Sarabia parece que lo conseguían. Sin él, la Real tiene pinta de seguir carente de calidad en la zona ofensiva, como se ha visto en los últimos amistosos, sobre todo frente a Zaragoza y Athletic, y el tiempo para tenerlo antes del inicio de Liga es cada vez menor.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *