Las ansias de fútbol que se vivían en el barrio de Heliópolis desde mucho tiempo antes de abrirse las puertas del Villamarín se transformaron en fiesta total cuando el balón echó a rodar. Los 46.225 espectadores se entregaron a los suyos, aunque la felicidad se tornó en decepción porque el Levante paró casi desde el principio las acometidas rivales y silenció las gradas con dos zarpazos, especialmente tras un jugadón de José Luis Morales recién comenzada la segunda mitad.

El extremo del Levante, tal vez la pieza más codiciada de su plantilla, se marcó una galopada de época de más de 70 metros en la que fue superando a cuantos rivales se le pusieron por delante para, finalmente, driblar a Sergio Canales y colocarse a escasos metros de Pau López. Con toda la calma del mundo, engañó al catalán y envió el balón al fondo de la portería con el empeine. Impresionante el ‘Comandante’.

MX Gol de Morales (0-2) en el Betis 0-3 Levante

Muy bien acompañado en la vanguardia valenciana por Roger, Morales empezó el curso como estuvo casi toda la pasada campaña pasada. En la 2017-18 metió 10 tantos y dio ocho asistencias en 35 partidos ligueros. Una y otra vez se incrustó entre los centrales rivales, cambió de bandas y salió en velocidad para desestabilizar el dubitativo sistema defensivo de Setién. Ya en el 95, se adelantó a Feddal en el área pequeña para sellar el triunfo levantinista.

«He cogido el balón, he visto espacio y he echado a correr». Así explicó Morales, tras el partido, el comienzo de la acción de su primer gol en beIN Sports. «Sabía que me venía alguien por detrás, he recortado y he marcado», acabó explicando.

Muy bien Junior Firpo

Enfrente, el madrileño se encontró la resistencia, sobre todo, de Junior, de más a menos durante el duelo aunque incansable como Morales. Con una completa actuación, el hispano-dominicano se reivindicó en la calurosa noche hispalense. Fue el auténtico motor del Betis en la primera parte, haciendo infinidad de kilómetros por la banda izquierda e, incluso, protagonizando una de las ocasiones más claras, desbaratada por un seguro Oier, a los seis minutos de juego.

Junior fue un dolor de cabeza continuo para Coke y se marcó un buen ejercicio para festejar que su renovación es inminente. Ayer lució por fin un dorsal de la primera plantilla -el 20-, señal inequívoca de que en breve estampará su firma en un contrato en el que la cláusula de rescisión será mucho más alta de los actuales 25 millones.

Renovado Loren Morón y a punto de hacerlo Junior, el siguiente deberá ser Francis Guerrero, que sigue contando con la total confianza de Setién. Sin ir más lejos, fue titular ante el Levante cuando todas las quinielas apuntaban a Antonio Barragán.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *