Rubén Semedo está de vuelta. El futbolista del Huesca jugó de nuevo en Primera tras su paso por la cárcel. Este domingo salió al césped de Ipurua en el minuto 77 del encuentro ante el Eibar, sustituyendo al Cucho Hernández. Disputó la recta final del partido en el que los oscenses se estrenaban en la élite. Atrás queda la prisión, ahora vuelve el balón. Su último partido antes del de este domingo había sido contra el Barcelona el 10 de diciembre del pasado año.

La etapa del portugués en el Villarreal la temporada anterior estuvo salpicada de problemas extradeportivos, que acabaron con el jugador en la cárcel. Estuvo en el Centro Penitenciario de Picassent, donde pasó 142 días en prisión preventiva acusado de presuntos delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones, amenazas, detención ilegal, tenencia ilícita de armas y robo con violencia.

La jueza de Instrucción número 11 de Valencia decidió otorgarle la libertad condicional después de atender las razones expuestas por su nuevo abogado defensor, el penalista valenciano, Miguel Ferrer. Tras abonar una fianza de 30.000 euros, Semedo deberá cumplir una serie de condiciones para gozar de libertad: deberá permanecer alejado a 300 metros de su víctima y no podrá frecuentar los lugares habituales de ésta.

El préstamo al Huesca

El Villarreal cedió al portugués al Huesca este verano para esta campaña. El jugador ya avisó en su presentación que llegaba muy motivado y deseando volver a ser el que era, aquel futbolista por el que el submarino amarillo pagó al Sporting de Portugal 15 millones de euros por su fichaje. «Estoy bien, con mucha confianza e ilusión. Quiero ser importante», dijo Semedo.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *