Víctor Laguardia (Zaragoza, noviembre de 1989) es uno de los pilares de este deslumbrante Alavés que se ha encaramado en el grupo cabecero de la liga y que no está dispuesto a ceder un puesto de privilegio. El central maño, que cumplió el lunes 29 años, es uno de los intocables para Abelardo y es el único integrante de la plantilla que ha disputado hasta la fecha los 990 minutos ligueros.

Toca quitarse ante el Huesca ese mal sabor de boca que dejó la derrota en el último minuto del pasado domingo.
Es un partido importante para nosotros tras esa dolorosa derrota en Eibar. Hicimos un gran esfuerzo al estar con diez jugadores durante 70 minutos, y el partido se nos escapó en una acción a balón parado en el último momento.
Llega el colista. ¿Hace que el choque sea más fácil?
De puertas para afuera puede haber gente que piense eso. Dentro del equipo, sabemos lo que supone este partido y da igual su posición. El Huesca es un equipo de Primera división que ha hecho las cosas bien.
¿Qué es lo más peligroso de los oscenses?
La velocidad que tiene arriba con Cucho Hernández, Gallar o Ferreiro es una de sus armas. La velocidad que tienen en las transiciones son peligrosas por la rapidez que tienen para organizar las jugadas de ataque cuando roban el balón.
Sólo se ha escapado de Mendizorroza un punto esta temporada, en la visita del Betis…
Es cierto que llevamos bastantes meses sin perder un partido en casa. Ojala hoy podamos seguir esa inercia con el apoyo de nuestra gente. Así disfrutarán.
Han transcurrido once jornadas y el Alavés está en la cuarta posición. ¿Cuál es el secreto de este equipo?
Trabajo, mucho sacrificio, humildad y saber quiénes somos y de dónde venimos. Hay que acordarse de situaciones difíciles por las que atravesó el club no hace muchos años y ahora hay que ver dónde queremos llegar. El club está creciendo y dotándose de una estructura sólida en una etapa donde acompañan los resultados.
Laguardia posa para MARCA
Hay también quien dice que este Alavés tiene más puntos que juego, ¿algo que decir?
Prefiero tener más puntos que juego, en lugar de más juego que puntos (sonríe). Cada equipo y cada entrenador tiene su manera de ver el fútbol y pensar. Yo comparto y soy de la filosofía de entrenadores como el Cholo Simeone o Abelardo. Este tipo de técnicos no se centran tanto en cómo ganar sino en vencer partidos, que es lo fundamental.
Con una liga tan extraña y el Alavés subido en la buena ola, ¿podría ser el año de aprovechar y aspirar a algo más?
Somos un grupo ambicioso. Nadie va a bajar los brazos en ningún momento. El objetivo principal es lograr los 40 puntos. Después, soñar es gratis y el trabajo va a estar ahí. Nuestra gente nos va a exigir lo máximo e intentaremos alcanzar y llegar a lo máximo posible.
Cumple su quinta temporada en Vitoria y en el horizonte lejano aparece el año 2020 cuando termina contrato como albiazul.
Esta ciudad y este club me han dado mucho y me han permitido crecer. Es una relación especial entre ambas partes y muy ilusionante para mí. No creo que vaya a ser muy difícil renovar el contrato y seguir muchos años más en el Alavés, si el club quiere. Cuando nos sentemos a hablarlo no será difícil por mi parte y espero que por la de ellos tampoco.
¿Se atreve un aragonés a dar un resultado para el partido?
Firmo un 1-0 al ser tres puntos muy importantes para el Alavés y a partir de ahí que el Huesca vaya para arriba y consiga la permanencia.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *