Pedro León llevaba varias semanas viendo el final del túnel en el que estaba inmerso, pero las luces se han vuelto a apagar. El murciano esperaba con ganas el parón liguero porque José Luis Mendilibar tenía previsto darle unos minutos en el amistoso del jueves ante el Huesca en Tafalla. Pero el extremo no estará contra el conjunto oscense porque se le ha reproducido la rotura de la fascia plantar de su pie izquierdo que sufrió al término del pasado curso.

El 21 del Eibar tendrá que estar, como mínimo, otro mes parado, por lo que tampoco estará en la vuelta de los dieciseisavos de Copa frente al Sporting y se antoja complicado que pueda reaparecer en lo que queda de 2018. Un jarro de agua fría para un futbolista que no sale de una y entra en otra. Le ha mirado un tuerto al jugador de Mula, que en los últimos 18 meses sólo ha disputado 12 encuentros oficiales.

A León se le están realizando diferentes pruebas médicas a la espera de determinar cuál será el tratamiento más adecuado a seguir. La primera opción del Eibar es que lleve a cabo un tratamiento conservador que le permitiría estar de vuelta en un plazo cercano a las cuatro semanas. Si la cosa es más grave y tiene que pasar por el quirófano, los plazos aumentarían considerablemente.

La sombra del murciano está siendo alargada en Ipurua. Nadie ha sido capaz de tapar el agujero que dejó su lesión en pretemporada y no será por alternativas. Tan sólo Orellana ha sido capaz de dar un paso al frente. No es el caso de Pablo De Blasis, Pere Milla y Pablo Hervías. El argentino es el que más minutos ha tenido, aunque habrá que ver qué consecuencias tiene su expulsión ante el Alavés y el buen resultado que dio en Zorrilla adelantar la posición de Marc Cucurella.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *