Auguraba Marcelino un partido en el que se iba a sufrir mucho. Se quedó corto. El Valencia volvió a no ganar en Mestalla, después de desperdiciar varias o ocasiones claras y desaprovechar un penalti en la segunda parte. El Valladolid marcó en el único disparo a puerta de que dispuso, un trallazo de Alcaraz. No se le puede reprochar nada a Marcelino que lo único que le falta es salir a tirar los penaltis.

El árbitro pitó penalti y Rodrigo no dio opción a Parejo. El delantero cogió el balón para lanzar la pena máxima, cuando en realidad están asignadas al capitán. Parejo aceptó de mala gana y Rodrigo lanzó mal. Masip paró bien el penalti y detuvo el segundo remate de Mina.

Nadie le discute a Dani Parejo su calidad y su capacidad competitiva. Siempre está, aunque el partido esté cuesta arriba. Pero en más de una ocasión le sobra algún lujo innecesario. En la última acción de la primera parte intentó hacer un túnel a un contrario cuando esperaban varios rematadores en el área pequeña. Afortunadamente el contragolpe no tuvo más consecuencias.

Criticada con razón en otros momentos la grada de Mestalla, lo de esta temporada no puede pasar por alto. Justo después del penalti fallado, la afición siguió animando, no señaló a nadie y evitó que sus jugadores se pusieran aún fmás nerviosos de lo que ya estaban. Tras el gol del empate, la reacción fue la misma. Aunque irremediablemente afloraron los nervios al final.

Nada pudo hacer Neto ante la falta que ejecutó Alcaraz. Un disparo durísimo desde más de 30 metros que se coló pegado a la escuadra derecha de Neto. Imposible de parar. Lo que sí se debió evitar fue el balón perdido por Parejo que provocó la falta de Coquelin.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *