Fue jugador de la entidad y ahora es su presidente. Agustín Lasaosa (Huesca, 1958) vive por y para el Huesca, el equipo de sus amores. Y, pese a los errores que se hayan podido cometer, tiene muy claro cuál es el camino que debe recorrer el club y la forma en que hay que hacerlo, a ser posible con Francisco a lo mandos del vestuario. Y mientras avanza por ese camino, disfruta de la experiencia de estar en Primera con la ilusión de mantener la categoría para seguir creciendo.

Este debut del Huesca en Primera división, ¿Qué está haciendo más: sufrirla o disfrutarla?
¡Disfrutarla! Es verdad que hay momentos ingratos y que en el palco no termino de llevarlo muy bien, pero estoy orgulloso del equipo de mi ciudad, que es muy pequeña, porque hemos estado toda nuestra vida en Tercera y Segunda B, muchos años por ahí deambulando sin ninguna clase de objetivo y ahora estamos en Primera división, recibir a los visitantes que estamos recibiendo. Quién nos iba a decir que el Huesca iba a estar perteneciendo a la mejor liga del mundo.
¿Nota que la afición lo está disfrutando?
Sí. Hay un movimiento tremendo, pero no sólo en la ciudad, sino en la provincia e incluso en todo Aragón. Teruel se ha hecho del Huesca. Zaragoza, por su mala situación deportiva y económica, les hemos caído en gracia. Hay una palabra: ilusión. Si quitáramos al Huesca, ahora mismo no sabríamos de qué hablar en el territorio. También ha habido un incremento de aficionados jóvenes. Es para estar muy orgullosos. No es el equipo de unos pocos, es el equipo de la provincia del Alto Aragón.
¿Se imaginaba una temporada así de dura?
Siempre piensas en lo mejor. El club respira fútbol y futbolistas por todos los lados. Dentro del Consejo hay gente que ha jugado al fútbol. Por eso sabíamos que iba a haber una Liga para disfrutar, que es la de ver a los grandes equipos, y luego iba a haber ‘nuestra’ Liga. Lo que sí es cierto es que no hemos hecho una primera vuelta buena. Si vas el último es porque algo has hecho mal. Hubo fichajes que no han dado el rendimiento esperado y esto lo hemos corregido ahora en el mercado invernal que, por cierto, se nos suele dar bastante bien. Por eso estamos muy esperanzados con la segunda vuelta.

Eso es algo que le quería preguntar: ¿está entonces satisfecho con los refuerzos de invierno?
Sí y además se ha visto. No es porque hayamos ganado 4-0 al Valladolid, es que ha habido un cambio. Hay tres que nos están dando mucho: Yangel, Javi Galán y, sobre todo, Enric Gallego. Enric está causando sensación. Es un futbolista que es increíble, no entiendes cómo ha explotado con 32 años cuando ha jugado muchos años en Segunda B y Tercera y nadie ha sido capaz de ficharlo. Yo creo que nos van a ayudar mucho en la segunda vuelta.
¿Hay algo que eche aún en falta?
Le mentiría si dijese que tenemos un equipazo, pero creo que se ha subido el tono. Y luego ya hay una cuestión, hilvanando el tema deportivo con el económico: el Huesca jamás se va a endeudar, al menos mientras estemos nosotros al mando del club. Ahora mismo es un club saneado. Ya era hora de que en el fútbol español se premiase a los que hacemos las cosas bien. El Huesca está creciendo como club, tiene un patrimonio increíble, El Alcoraz es del Huesca, estamos haciendo una ciudad deportiva… A todo eso le doy la misma importancia que a fichar. Es más, tenemos dinero, pero no lo hemos dilapidado en fichajes. Preferimos tener los pies en el suelo y el granero lleno de mitad para arriba.

Pensamos más en el club que en el equipo»

Estoy disfrutando. Quién nos iba a decir que estaríamos en Primera»

¿Tienen ya un plan por si el equipo no logra mantener la categoría?
Mentiría si dijese que no. Pero si esto ocurre será una decepción, pero nunca un drama. Estamos pensando más en el club que en el equipo. Lo que puedo asegurar es que si estamos el año que viene en Segunda, el Huesca estará saneado, tendrá su afición y sus enormes ganas de volver a Primera.
¿Fichar tanto en invierno quiere decir que no se hizo bien el trabajo en verano?
Seguro. Es cierto que cuando firmas seis o siete futbolistas en verano y te deshaces de la mitad de ellos significa que algo no has hecho bien. Se da también un asunto curioso: somos de los equipos que más veces ha tirado a gol. Pero el año pasado pegaba en el poste e iba dentro y este año pega al poste y se va fuera. Siempre hay un porcentaje de algo que no dominas.
Usted llegó a afirmar que Leo Franco no iba bien ya en pretemporada ¿Qué detectó para ver tan pronto que no funcionaba?
Leo es una persona extraordinaria. Deja de jugar con 39 años en el Huesca, pasa a trabajar con nosotros y él siempre tenía esa ilusión de ser entrenador. Hubo un momento en el que nuestro entrenador era el mejor, Rubi, pero él llega a un acuerdo con el Espanyol. Leo tenía un amplio conocimiento del club, de la plantilla, estaba todo el día con ellos… Lo pensamos y decidimos darle la oportunidad. Pero no resultó. Hay veces que te la juegas por alguien de casa. Es darle el club a un amigo, así que estás contento. Y además coincidimos en que era lo mejor, pero nos equivocamos y cuanto antes cortes la rama enferma, mejor.
¿Dio vértigo echarlo?
Llega un momento en el que, con los años, tomar decisiones te cuesta menos. La vida te va formando un pequeño caparazón porque, por encima de todo, al menos para nosotros, está el Huesca. El orgullo hay que guardárselo. Si hay que tomar una decisión por el bien del Huesca, se toma.
¿Es un plus ver una Liga que está tan igualada?
Sí, pero sobre todo ver que el equipo es competitivo. Nadie nos ha pasado por encima excepto el Atlético y el Barcelona. Hay una diferencia de puntos, pero no es imposible. Y el vestuario cree en la remontada.
¿Cuando empezaron LaLiga como un tiro, se vinieron un poco arriba?
No. Es cierto que empezamos ganando en Eibar y empatando en San Mamés, pero enseguida nos corrigió el Barcelona y nos metió ocho… No dio tiempo a que nadie se agrandara. Y además hay una cosa: al que asome la cabeza, se la corto. Tanto antes como ahora, éste es un vestuario capaz y con sentido común, algo que trasladamos desde el Consejo de Administración. Locuras, ni se hacen en el club ni en el vestuario.

Algo no has hecho bien cuando fichas a siete en verano y te deshaces de la mitad»

Al que asome la cabeza, se la corto. Locuras, ni en el club ni el vestuario»

¿Qué pasa con la oferta de renovación de Francisco?
La tiene encima de la mesa. Yo creo que él está encantado en Huesca, pero tiene un pequeño pesar dentro: no quiere llegar a quemarse. Pero yo confío porque en los últimos años han pasado por el club muy buenos entrenadores, pero yo me atrevería a decir que Francisco ha sido el mejor.
¿Su contrato está supeditado a la permanencia en la categoría?
No. Él tiene un contrato hasta final de temporada y le estamos ofreciendo la renovación tanto en Primera como en Segunda.
Emilio Vega acaba contrato en junio y hay que planificar la próxima temporada…
Aún hay tiempo y está muy reciente el mercado de invierno. Pero es cierto que en breve comenzaremos a acometer el futuro independientemente de donde estemos.
Usted fue futbolista. ¿Qué es más difícil, ser jugador o presidente?
Bastante más ser presidente. El fútbol es para los futbolistas, como dijo nuestro querido Luis Aragonés. De entrenador se sufre mucho y no sabéis lo que se sufre de presidente.

Han pasado por el club muy buenos técnicos; Francisco ha sido el mejor»

Pienso como futbolista. Dejaremos el fútbol cuando ‘palmemos»

El que ha inventado el VAR no ha vivido esa sensación de meter un gol»

A usted le gusta el día a día, ir a los entrenamientos… ¿Es en parte porque echa de menos esa etapa de futbolista?
Siempre. Petón tiene una frase que yo comparto que es que dejaremos de jugar al fútbol cuando ‘palmemos’. Y yo pienso como futbolista. Por eso creo que soy un presidente querido, o al menos me siento así. Ya no sólo en la ciudad. Es que yo veo que los futbolistas en general están conmigo. ¿Por qué? Porque he sido futbolista y me tratan y hablan de forma diferente. Hablamos como hablan los futbolistas. A veces cuando me dirijo a ellos les digo «es que yo he estado sentado en esa silla de ahí y me he cambiado en este vestuario. Por eso a mí me ha pasado lo que os está pasando a vosotros ahora». Utilizamos el mismo lenguaje.

¿Cómo es su relación con los jugadores? ¿Les intenta motivar, les mete caña, se mantiene lo más al margen posible…?
En una relación con un vestuario un presidente un día debe darles azúcar y otros sal. Si das todos los días sal van a decir «ya viene el broncas», y si das todos los días azúcar dirán «este blandengue…». Es buscar el equilibrio, la mezcla. A los futbolistas, como en todos los aspectos de la vida, hay que hablarles claro y mirarles a la cara y saber decirles «nos estamos equivocando y yo el primero, que soy el presidente». Pero para mí ése no es el principal problema. Lo llevamos muy bien.
¿Qué le parece el VAR?
Con este VAR no estoy de acuerdo. Con la idea del VAR sí, con la filosofía de que haya menos errores. Pero si mañana me pidiesen, por ejemplo en LaLiga, mi opinión diría lo siguiente: Me limitaría a dos temas. Uno, a una agresión que no se vea. Y dos, el Ojo de Halcón pero en todas la líneas. Es decir ha sido gol o no lo ha sido, ha salido fuera o no ha salido, porque de ahí parten las jugadas que posteriormente vienen. O un penalti: ¿ha sido dentro o fuera? Yo nunca pararía un partido de fútbol tres minutos por ver si por tres centímetros de una bota es fuera de juego o no. Y otra cosa, yo que he sido futbolista sé de lo que hablo: no puede ser que se meta un gol y tenga que esperar tres minutos para darle otro abrazo a mi amigo al que ya había abrazado antes porque metió un gol. Las cosas se celebran solamente una vez. El que ha inventado el VAR seguro que no ha vivido esa sensación de meter un gol. No se puede describir.
Es curioso eso que dice, porque el fuera de juego es posiblemente la jugada más polémica del fútbol.
Pues yo la dejaría como hasta ahora. Eso es potestad del árbitro, se equivoquen o no. Pero una línea sí es ayudar al colegiado.
¿Qué le parece la cláusula que el City le ha puesto con Yangel Herrera para que no pueda jugar ante el Girona por ser éste filial del City?
Me parece tercermundista. Por ejemplo, tuvimos una reunión con el Athletic porque nos interesaba otra cesión de Remiro, que estaba medio apartado en el club. Y Rafa Alkorta nos dijo: «No sé si lo vamos a hacer pero sí os puedo asegurar una cosa: no vamos a poner la cláusula del miedo». Olé sus narices. Y yo haría lo mismo, porque si te ceden un jugador para que se vaya haciendo… Estoy totalmente en contra. Esta la tuvimos que firmar porque nos interesaba mucho el jugador.
¿Qué mensaje manda a la afición del Huesca que no haya mandado aún?
Que ha nacido otro Huesca. Y vamos a pelear por la permanencia, pero también por el futuro. Y si no lo conseguimos, mandaremos un mensaje de ilusión a la gente porque el Huesca va a seguir creciendo como club

Quiere un nuevo tipo de palco

VISITA MARCA DEL PRESIDENTE DEL HUESCA, AGUSTIN LASAOSA, JOSE LUIS ORTAS Y PETON Pablo GarciaMARCA

Lasaosa reconoce que lo pasa mal en el palco y quiere cambiar el concepto tradicional: «Llevo fatal lo de los palcos. Tan fatal que vamos a tratar en las obras futuras de El Alcoraz darle un vuelco total. Es decir, dividirlos. Que estés en el palco y no puedas gritar ¡gol!… Estamos sufriendo los dos presidentes por guardar la compostura. Hay que cambiar esto y separarnos 15 metros. Creo que muchos que empezarían a hacerlo. Es un avance más».

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *