Un punto por encima del descenso. La situación de Girona no es la más boyante teniendo en cuenta que el domingo visita el Santigo Bernabéu con un Real Madrid al alza en las últimas semanas. Los propios futbolistas rojiblancos aseguraron, después del partido contra el Huesca, que la confianza en el cuerpo técnico es total y, tal y como dijo Cristhian Stuani, la faceta defensiva es donde el equipo debe mejorar.

Pero los pobres resultados en Montilivi son uno de los motivos por los que el Girona se ha situado en la zona baja de la tabla. Esta campaña casi todo el que pasa por la ciudad catalana se lleva algún punto. De los doce partidos como local tan sólo ha conseguido dos victorias, en la jornada cuatro contra el Celta de Vigo y en la décima donde recibió a un Rayo Vallecano que no atravesaba por un buen momento. Todo lo demás han sido empates (cinco de ellos) y derrotas (otras cinco) contra rivales directos por la salvación como es el caso de Real Valladolidad, Eibar, Leganés y, el más reciente, Huesca.

En comparación al año pasado, donde fue una de las revelaciones del campeonato, el apartado defensivo también se ha visto mermado. En toda la temporada 2017-18 los de, por aquel entonces, Pablo Machín, encajaron veintidós goles como locales. En ésta, la cifra se ha disparado a los dieciocho en contra en veintitrés jornadas dejando la portería a cero en dos ocasiones, frente a Valladolid (0-0) y Leganés (0-0).

El calendario que tiene el Girona por delante, en Montilivi, no es sencillo. De aquí a final de temporada recibirá a Real Sociedad, Valencia, Athletic Club, Espanyol, Villarreal, Sevilla y Levante.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *