El Rayo Vallecano cosechó su primera victoria en la Liga Santander en un estadio oscense renovado, lleno hasta la bandera y que animó a su equipo hasta el último suspiro del encuentro manteniendo un fantástico ambiente de fútbol.

La escuadra vallecana borró de un plumazo todas las dudas que se cernían sobre ellos con un tremendo zurdazo de Giannelli Imbula que, escorado en banda izquierda y a unos 30 metros de la meta defendida por Werner, supo mandar el esférico a la mismísima escuadra colocando el 0-1 en el marcador, que ya no se movería hasta el final del partido –con protagonismo del VAR incluido-.

El partido empezó siendo dominado en los primeros minutos por el cuadro de Leo Franco, que quiso controlar el cuero en todo momento frente a un Rayo Vallecano que salió perezoso al comienzo del encuentro hasta que Imbula, el pivote defensivo recién fichado por los franjirrojos, el día de su debut y rompiendo la magia de un ilusionado Alcoraz que deseaba ver a su equipo imponerse en lo que era la presentación de este renovado estadio en primera división, se inventó lo que perfectamente puede ser el gol de la jornada 4 de liga. El trallazo del jugador franjjirrojo espoleó a los de Míchel logrando hacerse con el control del partido y manteniendo al Huesca perdido frente al despliegue de los jugadores rayistas hasta el fin de los primeros 45 minutos.

El guión del partido volvió a cambiar en la segunda mitad, donde el equipo local comenzó nuevamente más intenso y supo apretar y meter una marcha más al encuentro, dejando más espacios en el terreno de juego al Rayo Vallecano que supo aprovechar esta tesitura permitiéndose entregar un poco más la posesión al Huesca pero logrando crear más peligro que éstos, llegando a anotar un tanto más tras un cabezazo de Raúl de Tomás que posteriormente sería anulado por el VAR por una supuesta falta en el salto del delantero rayista sobre Musto.

Los minutos finales del partido se tradujeron en un ataque casi constante del Huesca ante un Rayo Vallecano que supo sufrir, defenderse y aprovechar esa suerte que, de vez en cuando, te asiste en el fútbol. Ávila tuvo en sus botas el gol del empate tras un mal disparo de Melero, pero el balón, a apenas unos metros de la línea de gol, salió muy alto ante la estupefacción de todo el estadio, que no daba crédito. Primeros 3 puntos de la temporada para los rayistas que les permiten apearse en parte de la presión que tenían por comenzar a sumar en esta temporada de la Liga Santander.

Vídeo resumen de LaLiga Santander:


Borja FC

Opinión, crónicas e información sobre el Rayo Vallecano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *