Los resultados en este curso 2018-19 para el Rayo Vallecano están dejando mucho que desear en sus gradas, más aún cuando el lugar que, históricamente, ha sido una fortaleza futbolística, se convierte en un pozo de puntos, goles y demás estadísticas.

Las sensaciones son contrapuestas. Los vallecanos despliegan un fútbol alegre, ofensivo y con un juego de toque que suele gustar juegue donde juegue y sea quien fuere el que atienda a un partido del Rayo. Pero esto se ve contrabalanceado con la fragilidad que muestra el bloque al defender en distintos tramos de los partidos, concediendo errores al rival que no deberían existir si se quiere cosechar victorias y buenos resultados en LaLiga.

Los datos no dejan lugar a dudas, Vallecas ha dejado en stand by su capacidad de impulsar al equipo para derrotar a sus adversarios (desde luego no por el ambiente que genera la afición, digno de ver).

Temporada Partidos jugados Victorias Empates Derrotas Puntos Diferencia de goles
15-16 6 3 1 2 10 1
14-15 6 2 1 3 7 -2
13-14 6 2 0 4 6 -5
12-13 6 3 1 2 10 -4
11-12 5 2 1 2 7 4
Promedio 5,8 2,4 0,8 2,6 8 -1,2
18-19 7 0 3 4 3 -9
Tabla 1: datos de  los encuentros del Rayo Vallecano en Vallecas hasta la Jornada 12 del Campeonato Nacional de Liga.

Comparando con los promedios de la anterior etapa en la máxima categoría del fútbol español las conclusiones son evidentes. Ninguna victoria en casa frente a las 2,4 que se consiguió promediar entre las temporadas 2011-12 y 2015-16. Cuatro derrotas frente a 2,6. Tres son los puntos totales conseguidos en esta temporada, cosechados en 3 empates con Espanyol, Athletic Club y Villarreal, frente a los 8 puntos del cuadro franjirrojo en su anterior travesía por Primera.

La diferencia de goles es otro aspecto preocupante. Entre el promedio de todas las temporadas de la anterior etapa en Primera División y el dato de esta campaña presente, son casi 8 los goles que separan unos guarismos de otros. Nueve goles en contra en la 2018-19 frente a 1,2 goles en contra, en promedio, de la anterior temporada. Dato que demuestra la inconsistencia de los rayistas en tareas defensivas.

Estas cifras tienen un peor aspecto si atendemos al apartado de partidos jugados, ya que en esta temporada se han disputado 2 enfrentamientos más que en la 2011-12, y uno menos que en las restantes campañas.

Cifras que, por el momento, avalan débilmente la candidatura vallecana para lograr el objetivo de los “42 puntos” y así mantenerse en la máxima categoría. La escuadra franjirroja muestra atisbos de gran fútbol y deja abierta la ventana a que esta situación se revierta. Los de Vallecas siempre se han caracterizado por ser “currantes” del fútbol y tirar de galones cuando hay que hacerlo, espoleados por una afición que no deja vendido al equipo de su barrio ni con la peor de las oleadas.

Míchel tiene una nueva oportunidad, con el parón de selecciones, para reformular sus ideas y planteamientos y conseguir que la plantilla saque lo mejor de sí. Queda mucho todavía por ver de este rayito.


Borja FC

Opinión, crónicas e información sobre el Rayo Vallecano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *