El partido de vuelta de los octavos de final de la Champions entre el PSG y el Real Madrid ya está aquí. Casi un mes después, ambos equipos se vuelven a ver las caras tras un primer asalto, el del Bernabéu, que aún colea en la cabeza de Unai Emery. Su equipo vio como le remontaban un partido en la segunda parte donde la pegada blanca fue más eficaz que el dominio parisino. Estos fueron los fallos del PSG de Emery.

La fragilidad defensiva de Lo Celso

Con la lesión de Motta y la reciente llegada de Lass cuyo poco ritmo de competición le dejó fuera del once, el argentino fue el elegido para jugar en la medular. Si bien es cierto que ya había actuado en más ocasiones en esa posición, la figura de ancla no es el sitio natural de un jugador que destacó en Rosario Central por su calidad con el balón en los pies y su último pase.

El joven centrocampista argentino se vio superado especialmente en la salida de balón del equipo parisino. La presión de los blancos generaba dudas en Lo Celso que en varias ocasiones erraba en las entregas o perdía el balón a favor de los de Zidane. Todo ello sumado al penalti que provocó sobre Kroos y que finalizó en el empate de los locales terminó por rematar un partido negro para el argentino que dejó su sito en el campo por Julian Draxler.

Para el martes, Emery deberá sopesar las opciones que tiene disponibles para poner en liza en un partido en el que tiene que ir con todo hacia la portería blanca. Motta, Lass y el propio Lo Celso son las opciones en un centro del campo en el que Verrati y Rabiot son fijos en el esquema del ex entrenador del Sevilla.

Giovani Lo Celso durante el partido de ida

El agujero de Alves en el lateral derecho

El partido tuvo, a parte de la clave del centro del campo, otro aspecto importante a tratar por Emery. La banda derecha del equipo parisino fue un coladero para las subidas de Marcelo que hizo de las suyas y dio la ventaja a los blancos con el tercer gol. Dani Alves, encargado del lateral diestro, no mostró contundencia en tareas defensivas y estuvo prácticamente desaparecido en el ataque. Sus centros a Cavani fueron contados y eso el equipo lo notó.

El entrenador parisino se dio cuenta de aquello y a los 20 minutos de la segunda parte dio entrada a Meunier, otro lateral derecho, en sustitución de Cavani para intentar tapar un hueco que fue clave en los dos últimos goles de los blancos. El primero con la actuación de Asensio que terminó en gol de Cristiano Ronaldo y el último con el balear de nuevo como asistente y Marcelo como hombre – gol. Lo que está claro es que si a un equipo como el Madrid le das una pequeña oportunidad la va a aprovechar al máximo y eso puede ser clave en los 180 minutos de la eliminatoria.

La poca participación de Cavani en ataque

Quizás uno de los aspectos más sorprendentes del partido de ida fue la nula participación del delantero uruguayo en el ataque de su equipo. Si bien es cierto que el nueve parisino es un rematador nato, no demostró en el Bernabéu por qué es el hombre que lidera la carrera por la bota de oro europea.

De la temida tripleta de ataque del equipo francés, el uruguayo fue el que estuvo menos acertado. Dejó el campo en el minuto 66 consciente de que no había participado todo lo que esperaba y seguro que buscará resarcirse allí donde sus goles están a la orden del día: El Parque de los Príncipes.

Con todo esto, el PSG sabe que el único remedio para seguir adelante en la competición es ganar al menos por dos goles de ventaja. El resultado es, a veces, más importante que cualquier tipo de táctica y con una buena pegada, suerte en jugadas clave y empuje del público se pueden conseguir muchas cosas.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *