Otra derrota dolorosa, pero menos por la clasificación. El Real Madrid está en cuartos de final tras un triste partido, en el que apenas se dejaron ver las ganas y la velocidad de Vinicius y la profundidad de Odriozola en la otra banda. Del resto, poco o nada, salvo la orgía de paradas de Keylor Navas de los minutos finales. Mientras algunos de sus compañeros ya estaban en la ducha, el de Costa Rica demostró a todos el motivo por el que el Real Madrid no haya pensado en el adiós del tico tras la llegada de Courtois. Sus paradas valieron el pase a cuartos de final de la Copa.

Lo visto en Butarque, en el que un animoso Leganés dispuso de diez ocasiones de gol y 21 remates a puerta, coloca al Real Madrid de Solari ante la incapacidad de decir adiós a la mala racha y al sufrimiento, algo que parece ir de la mano del equipo blanco en los últimos meses. No pueden con ello y es por culpa de un equipo metido de lleno en la vulgaridad, en el que en cuanto aparece un jugador que aporta dos componentes tan simples como son la velocidad y las ganas, dejan a la gran mayoría del resto de jugadores en evidencia. Y esa es la realidad. Guste o no.

Copa del Rey (octavos, vuelta): Resumen y gol del Leganés 1-0 Real Madrid

Vinícius saca los colores al resto, aunque lo que ha dejado claro es que su puesto no es el de nueve (así jugó la primera mitad) y sí el de extremo. Además, Solari dejó claro que van a echar mucho de menos la posible ausencia de Karim Benzema, ante la ausencia de relevo. El madridismo piensa lo mismo.

El brasileño ha pasado en menos de tres semanas de la nada absoluta a tirar de un equipo tocado, cierto es que con muchas bajas de por medio, pero las respuestas del enfermo no son nadas positivas y solo la alegría del brasileño logra romper con la monotonía en la que se ha instalado el equipo de Solari, del que no se entendieron algunas decisiones como la de mostrar a Brahim apenas cinco minutos, cuando si hay alguien que necesita minutos, es el recién llegado a la plantilla blanca.

Escenas parecidas ya se vivieron sin ir más lejos la pasada temporada, pero las sensaciones eran distintas. La plantilla creía en Zinedine Zidane y ahora dan la sensación de que no es así o por lo menos que todos lo hagan con una fe ciega. Y no hablamos de Isco exclusivamente. Lo único bueno para la entidad madridista es que solo se puede esperar mejora de una plantilla que lleva demostrando de lo que es capaz en las últimas cinco temporadas, sumando cuatro Champìons.

Nuevo desencuentro: Solari ni se acercó a Isco en el cambio

Por fortuna para el Real Madrid, el Leganés solo supo batir a Keylor Navas en una ocasión, pese a la cantidad de lanzamientos a puerta intentados por el equipo de Pellegrino. No es normal y el viaje en el alambre parece constante.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *