Se busca una reacción urgente en Zubieta. La Real C no consigue dar con la tecla y ya lleva un mes sin conocer la victoria, algo a lo que los donostiarras no estaban habituados hasta el mes de marzo.

Tras una magnífica temporada, los chicos de Sergio Francisco han entrado en un bache negativo que debe tener fin. La derrota ante un rival directo como el Portugalete dolió por dos motivos principales: por un lado, el fin de la racha sin conocer la derrota, algo que los de Francisco desconocían desde el mes de febrero. Por otro lado, y la más importante, el ‘bajón’ que ha dado el equipo en la clasificación. La Real ha salido de la zona que acredita una plaza en los playoff de ascenso a Segunda División B, una zona en la que los txuri urdin estaban asentados desde inicio de temporada.

Un mes de marzo maldito

La Real C sólo ha cosechado una derrota en el mes de marzo, pero ha sido, hasta ahora, la más dura de todas. El conjunto de Sergio Francisco venía de encadenar cuatro empates consecutivos ante rivales que actualmente están en la zona baja de la clasificación.

Sus últimos dos encuentros han sido ante clubs favoritos a luchar por estar en el Top-4 del grupo. La derrota ante los vizcaínos (2º) y el empate ante el Beasain (3º) agravó una situación que, a principios de mes, no estaba planeada. Los tres tropiezos consecutivos ante equipos que luchan por evitar el descenso como el Bermeo (16º), Aurrera (20º) y Basconia (17º) añadió una presión ‘extra’ a la Real en sus dos últimos duelos.

Las bajas, clave principal

Uno de los principales motivos de que la Real C haya sufrido un mes de marzo maldito se debe, sobre todo, a las bajas sufridas desde el mes de diciembre. El fichaje de Eneko Jáuregi por el Cádiz obligó a que el Sanse añadiera a sus filas varios jugadores procedentes de la Real C, como los atacantes Agustín Dávila o Marcos Celorrio. Otro punto a destacar es el de las salidas en el mercado de invierno. Xabier Auzmendi puso rumbo a Beasain, Thior al Peña Sport, Ekaitz Jiménez al Gernika y Juan Bautista Crotto al Aretxabaleta.

Los txuri urdin, como solución, decidieron ascender del juvenil a varios jugadores, entre los que se encuentra Roberto López Alcaide.

Final anticipada en Zubieta

Como solución a un mal mes de marzo, la Real C aún esta a tiempo de ser equipo de playoff de aquí a final de temporada. Para ello, se deberá medir a un equipo que no está en su mejor momento, al igual que los txuri urdin: el Lagun Onak. El conjunto azpeitiarra no gana un encuentro liguero desde el pasado 3 de marzo ante el Getxo, cosechando a partir de entonces dos empates y dos derrotas.

La Real C buscará la revancha después de la derrota sufrida en la ida en Garmendipe (3-0), poniendo fin a la mejor racha del conjunto donostiarra en lo que va de liga: seis encuentros seguidos sin conocer la derrota.

Una victoria en Zubieta daría vida a los de Sergio Francisco, que están a tres puntos del Alavés B, que cierra los puestos de playoff, con 54 puntos. El Lagun Onak, en cambio, está situado en novena posición, con 45.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *