Aritz Elustondo (Beasain, 1995) lleva jugando derbis desde infantiles, por lo que tiene bien metabolizados la rivalidad y ese nerviosismo previo a estos partidos de la máxima rivalidad. En él se aunan su habitual ímpetu por vencer y ese carácter ‘realzale’ que le inculcó su aita, de cuyo abrazo tras el 0-1 en San Mamés de hace dos años no puede olvidarse. El canterano es ya un símbolo para la afición y en esta charla se refiere al derbi y a Iñigo, el amigo al que habló sin tapujos.

¿Cómo llega la Real al derbi?

Hemos dado una buena imagen, sobre todo en los últimos partidos en casa. Hay que seguir con esa dinámica y, siendo un derbi, con más ganas.

¿Cómo se explica el petardazo de Málaga tras la exhibición ante el Atlético de Madrid?

Son dos partidos en menos de tres días y tiene mucho que ver. No es por buscar una excusa. Meter un gol tan rápido le vino muy bien al Málaga. No hizo mucho para llevarse el partido, pero nosotros en su área tampoco. Es jodido, pero hay que olvidarse de ello y ganar al Athletic en casa.

¿Cómo se explica que la Real no hiciera una sola falta en 92 minutos de partido?

Se le da mucha importancia a ese dato, pero si hubiésemos hecho cinco faltas, tampoco habríamos ganado.

¿Fue un bajón?

No nos dio bajón, pero te jode mucho. Desde que llegó Imanol estábamos en una racha positiva, no habíamos encajado ningún gol y estábamos dando muy buena imagen. Esto puede pasar y hay que asumirlo.

Con el subidón que tenía la gente tras ganar al Atlético…

Disfrutamos todos. La afición, toda la gente del club y, sobre todo yo, que me tocó disfrutarlo en el campo.

¿Es un derbi con menos alicientes por la situación de ambos?

Yo soy ‘realzale’ y siempre le quiero ganar al Athletic. Y para el club, por los derechos televisivos, también es mejor quedar lo más arriba posible.

¿Tienen en cuenta que la percepción de la temporada del aficionado puede cambiar en función de este resultado?

Sí. Viendo lo del jueves contra el Atlético, la afición va a estar muy volcada con nosotros. Y siendo un derbi, todavía más. El ambiente va a ser muy bueno y lo que debemos hacer es responder en el campo e intentar ganarles.

¿Es el partido que más le estimula?

Bueno. Yo tengo fuerza y ganas de demostrar en todos los partidos. Pero sí es verdad que, viendo cómo ha ido la temporada, es uno de los partidos que me gustaría jugar y demostrar que la Real puede ganar al Athletic.

¿Se ha visualizado a sí mismo marcando un gol en el derbi?

Ojalá pase. Lo único que estoy haciendo esta semana es demostrar al míster que puede contar conmigo en el ‘once’, que quiero ayudar al equipo en el campo. Y si no, animaré desde el banquillo o la grada. Hay que animar a muerte y estar todos juntos.

Usted ya le ha ganado al Athletic, 0-1 en Bilbao. ¿Cómo lo recuerda?

Era mi primer año con continuidad en Primera, tenía ganas de jugar un derbi y tocó el de San Mamés. Ganamos con un gol de Jonathas y fue un día inolvidable. Tenía las mismas ganas que tengo esta semana.

Y luego, volvió a casa y recibió el abrazo del aita…

Sí, así es. Eso es lo que más echo de menos. Daba igual que jugara bien, sin más, o mal, que él siempre me felicitaba y me daba un abrazo. Y no me puedo olvidar del abrazo que me dio ese día.

¿Le gustaba ganar al Athletic?

Sí, sí, sí. Él era… No te voy a decir anti-Athletic, pero les tenía ganas. Quería que les ganásemos sí o sí. Cuando les ganamos 0-1, su alegría era inmensa.

¿Hay aficionados al Athletic en Beasain?

Sí. Hay de todo. Hay mucha gente con camiseta de la Real, pero también del Athletic, del Barça, del Madrid… Como en todos los sitios.

¿Y en la cuadrilla?

No. No hay ninguno del Athletic. Todos somos de la Real.

Como aficionado, ¿de qué derbi se acuerda más?

El año que debuto con la Real, fui a la grada de San Mamés a ver el partido contra la Real. Era entre semana y empatamos con un golazo de De la Bella, con uno menos. Fui con mi hermano y un par de amigos y disfrutamos mucho.

¿Y en Anoeta?

He ido a todos. Y de recogepelotas recuerdo unos cuantos. De aquella época tengo muchos recuerdos y camisetas. Recuerdo que me regaló una Labaka el día del botellazo a Lillo y tengo otra de Gerardo. Era de los que intentaba cazar camisetas después de los partidos, hasta que nos cortaron el grifo.

En el mítico 5-0 del 28 de mayo de 1995 tenía un año. ¿Se lo han contado?

Me lo han contado, lo he visto en los periódicos cuando se ha recordado y lo he visto en vídeo. Hace demasiado tiempo que no se gana por una goleada y ojalá ganemos de esa manera este sábado. Sería un resultado que se recordaría. Me gustaría poder vivir otro 5-0. Ya he vivido algunas victorias como aficionado y ahora me gustaría hacerlo como jugador.

¿Cómo cree que recibirá la gente a Iñigo Martínez?

Yo creo que lo que la gente tiene que hacer es no cebarse con él. Ha pasado lo que ha pasado, queremos que la afición esté con nosotros y lo único que deberían hacer es animarnos a nosotros a muerte, estar como el día del Atlético animándonos desde el minuto 0 hasta el 90. Tenemos clarísimo que necesitamos su apoyo y ellos tienen que estar enchufados, como nosotros.

¿Va a tratar de estar con él?

Sí, claro. Es un excompañero y un amigo. Tomó la decisión que tomó, pero nunca voy a dejar de hablarle. Son cosas que pasan en el fútbol. Fuera del campo es un amigo más y dentro será un rival.

En aquella conversación en la que le dijo lo que le tenía que decir “a la cara”, ¿fue muy duro con él?

No. La gente lo interpretó mal. Son decisiones que toma cada uno que hay que respetar. Yo le dije lo que opinaba sobre lo que decidió y nada más. Se exageró. La gente dijo que le dejé de hablar y que no le di la mano, pero no es nada de eso. Sigo siendo su amigo. Le dije las cosas que me salieron en ese momento. Él y yo sabemos de qué hablamos.

¿Usted se habría marchado en las mismas circunstancias?

Lo único que me importa a mí es estar en la Real y más después de haber renovado hasta 2022. Quiero cumplir mi contrato y, a poder ser, muchísimos años más. Quiero demostrar en el campo que quiero y puedo ser parte de este club.

¿El Athletic ha venido a por usted en alguna ocasión?

Yo no sé nada. No tendría problema en admitirlo, pero realmente sólo pienso en la Real.

La afición le considera un símbolo de sentimiento txuri urdin. ¿Cómo lo lleva?

Veo el cariño que me tiene la afición y eso se agradece mucho. Está conmigo y lo agradezco mogollón. Yo soy un chico que demuestra los sentimientos que tiene hacia el club, soy ‘realzale’ de toda la vida y eso ha hecho que la afición esté más conmigo. Yo lo que intento es sudar la camiseta, vaciarme en el campo, con mucha garra y espíritu. Y hay gente que prefiere eso a ver un jugador con mucho talento o muy técnico. La afición se siente identificada al verme darlo todo en el campo.

¿Está disfrutando del fútbol?

Sí. Pero también hace meses. Al inicio de la temporada jugué bastantes partidos, luego estuve desaparecido y, dos meses después, me tocó jugar en el Wanda y lo hice bien. Estaba tranquilo con mi situación. Luego me llegó algo más de protagonismo. Siempre he estado muy tranquilo con mi conciencia porque siempre luché para jugar. Ahora, con Imanol, estoy muy contento: ha contado conmigo en cuatro de sus cinco partidos.

¿Le dijo algo Eusebio?

Cuando jugaba, él siempre me animaba y me decía que estaba jugando muy bien, que siguiera así y que no bajara los brazos. Y nunca lo hice. Pero llegó un momento en el que dejó de contar conmigo. En la Real es muy difícil jugar.

¿Qué ha cambiado con la llegada de Imanol?

Con Eusebio éramos muy ofensivos, atacaba todo el equipo y siempre queríamos tener el balón. Y nos hacían muchos goles con las pérdidas y los errores puntuales. Y luego remontar era muy difícil. Los de atrás quedábamos muy expuestos. Con Imanol, la defensa está más junta y fuerte y desde ahí empezamos a atacar. Y estamos haciendo muchos goles y ocasiones.

¿Se siente más cómodo en este último escenario?

Nosotros siempre confiamos en el juego de Eusebio. El año pasado ganábamos así los partidos. Teníamos que estar convencidos y tirar hacia adelante. Pero no pudo ser. Antes, los dos laterales subíamos demasiado y ahora uno de ellos siempre se queda atrás. Siempre se quedan tres en defensa y eso se nota.

¿Han apretado un poco?

En ningún momento dejamos de apretar ni bajamos los brazos. Pasó lo que pasó y ahora estamos en una buena racha con Imanol, pero somos los mismos que antes.

¿Quién llega mejor al derbi?

Somos conscientes de que no estamos haciendo la temporada que nos hubiera gustado. Teníamos unas expectativas que no se han cumplido. Y te jode. No queda otra que quedar lo mejor posible. La derrota en Málaga ha sido muy dura, pero venimos haciendo buenos partidos, en casa estamos compitiendo bien y estamos demostrando a la afición que somos un gran equipo. Es muy buena oportunidad. Quedan dos partidos en casa, Athletic y Leganés, y queremos dejar enchufada a la gente con dos victorias.

¿Un pronóstico para el partido?

Ojalá que un 5-0.

¿Asume que Prieto se marcha?

Con la calidad que tiene y por cómo es, todavía podría jugar muchos años más. Hay que asumirlo. Va a ser muy duro porque demuestra plenamente los valores de la Real, es un capitán como la copa de un pino. Es doloroso pensar que Xabi no va a estar en el vestuario el próximo año. Espero que tenga una buena despedida, como la que se merece.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *