Dani Güiza, campeón con la selección española hace diez años en la Eurocopa de Austria y Suiza 2008, celebra a punto de cumplir 38 años un nuevo éxito en su amplia carrera como futbolista al ascender a Segunda B con el Atlético Sanluqueño. El Pichichi de la Liga española de la temporada 2007-08 estira ahora sus últimos momentos como futbolista en Sanlúcar de Barrameda.

El delantero aprendió a jugar al fútbol en la calle, adquiriendo desde pequeño esa picardía que no dan las escuelas desde su primer equipo, el Liberación, de una humilde barriada jerezana: el fútbol del hambre, el de la esperanza por dejar a un lado una vida con limitaciones y, en ocasiones, marginal.

Con 18 años debutó en el primer equipo xerecista, que entonces militaba en Segunda B, y en sólo dieciséis partidos demostró que sus aspiraciones eran más altas. Lo fichó el Mallorca, para debutar en la máxima categoría estrenado el nuevo siglo en un partido frente al Espanyol. Y ahí empezó una carrera, con algún altibajo, que le llevó a tocar el cielo con España.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *