20 de agosto. Mario Hernández, uno de los canteranos del Rayo Vallecano con más proyección, llega al Recreativo de Huelva cedido un año para seguir fogueandose después de realizar la pretemporada con el primer equipo franjirrojo. Dos meses después, no ha disputado ni un solo minuto.

Y no es que no haya dado el nivel o que no haya convencido al entrenador. Es que no puede. Un problema con la ficha ha hecho que no pueda jugar hasta enero. Un auténtico calvario para un futbolista que tan sólo quiere jugar.

El Recreativo metió la ficha en la Federación Andaluza, y la Andaluza la inscribió en la RFEF. Pero algo falló. Aunque Mario llevaba en Huelva desde el 20 de agosto, la ficha llegó a la RFEF el 3 de septiembre. Es decir, fuera de plazo.

Una de las opciones es la denuncia de los hechos con la ayuda de la AFE pero, actualmente, todos los implicados siguen a la espera. El problema es que esto puede suponer un freno enorme a una progresión que venía siendo realmente buena en los últimos años.

De hecho, el jugador no es el único damnificado, ya que el Rayo Vallecano también se ve perjudicado al ver que uno de sus canteranos más prometedores no está pudiendo jugar y mejorar. Mario llegó al decano para demostrar todo su talento. Una gran prueba de nivel en un histórico de nuestro fútbol. Ahora, el sueño se ha tornado en pesadilla.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *