Un año después, el Elche y LaLiga retoman una relación directa tras el reingreso del club ilicitano en el fútbol profesional. Y poco han tardado en activarse las primeras alarmas en la patronal. Desde LaLiga andan con la mosca detrás de la oreja por la posible venta del club a un grupo inversor extranjero y el marcaje en materia económica está siendo muy férreo.

El Elche, judicializado y en concurso de acreedores, está siendo analizado con lupa desde la patronal de clubes. De hecho, ya se le ha comunicado que su límite salarial será uno de los más modestos de Segunda: 3,2 millones de euros. LaLiga aprieta ante la sospecha de una posible venta, que creen que incluso podría cerrarse en los próximos días. La misma versión sobre dicho control la mantienen varios agentes de jugadores y que lo califican como «asfixiante».

Mensaje de tranquilidad

La versión del club difiere bastante de las pautas marcadas desde LaLiga. De hecho, el presidente Diego García afirmó ayer en los micrófonos de TeleElx-RadioMARCA que están negociando con la patronal un aumento en el presupuesto de en torno a un 30%, hasta alcanzar los cuatro ‘kilos’.

García reconoció también la llegada de intereses por parte de inversores procedentes de diversos puntos del mapa: Australia, Arabia Saudí, Asia y América. La venta del club de manera inmediata es imposible por la actual situación accionarial, en la que hace falta el visto bueno del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) para tomar una decisión de tal calado. Sin la desjudicialización del Elche, habrá ofertas y se cerrarán acuerdos, pero no se podrán ejecutar. Hay que recordar que la deuda del club ronda los 40 millones, parte de ella (65% de los créditos ordinarios) reducida en el concurso.

Leer en la fuente original


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *