«La pretemporada es todo mentira». La frase es de Juan Antonio Anquela y es verdad. De nada sirven los triunfos de los amistosos si cuando arranque lo de verdad no llegan. No es menos cierto, que las buenas sensaciones ayudan a que los futbolistas trabajen mejor y la afición se enganche con el nuevo proyecto. De momento, el se está dando en el Oviedo.

Aún manteniendo una base importante de la pasada temporada, siguen diez jugadores, las incorporaciones -ocho incluyendo a Joselu que todavía no es oficial- parecen convencer al oviedismo. Tras un año de apuesta por el mercado internacional, el Oviedo ha vuelto a buscar en España los mimbres para su cesto.

Salvo Ibrahima Baldé y Yoel Bárcenas, todos los fichajes estaban en el país y con experiencia en nuestro fútbol. Champagne, Carlos Martínez, Tejera, Boateng, Javi Muñoz y Joselu no necesitarán adaptación, incluso Ibrahima lo tendrá fácil tras haber jugado en Primera y Segunda. Hasta el final del mercado, los azules estarán atentos pero solo se moverán en caso de una operación muy ventajosa y que eleve de forma notable el nivel de la plantilla actual, un ejemplo sería Oswaldo Alanís, central mejicano del Getafe que podría acabar en el Tartiere. La secretaría técnica tampoco despreciaría la llegada de un jugador que refuerce la banda izquierda del ataque.

Buenos resultados

Aunque cada encuentro de pretemporada es visto como una sesión más de entrenamiento, tener buenos resultados siempre ayuda. Al Oviedo solo le quedan los lunares de las derrotas ante el Lugo (2-1) y frente al Alavés (1-0). Firmó tablas con el Valladolid (0-0), Ponferradina (0-0) y Deportivo (1-1) y logró ganar al Vetusta, San Sebastián de los Reyes (3-0), Gimnástica de Torrelavega (2-1) y al Huesca (2-1).

Otra novedad fue la apuesta por distintos sistemas. Anquela parece dispuesto a dar entrada a los jugadores demás calidad del centro del campo, que encajarían en el 4-3-3, que fue el dibujo más utilizado. Además, el técnico también tiene en sus planes el 4-1-4-1, que podría ser una realidad con la recuperación de Folch tocado en la recta final del verano. La otra variante tendría a dos delanteros, pero habrá que esperar al próximo domingo para conocer la decisión definitiva del técnico andaluz ante el Extremadura.

Hay más motivos para la ilusión de los aficionados. Los canteranos ha tenido un papel protagonista en el primer equipo y hay fundadas esperanzas de ver a alguno de ellos consolidado durante la temporada, sobretodo porque la plantilla de Anquela será mucho más corta. Los mejor colocados podrían ser Prendes, Edu Cortina, Borja Sánchez y Steven Prieto, a los que Anquela ya conoce de la pasada campaña. Además, Javi Hernández, que llegó este verano como cedido por el Real Madrid para el Vetusta, está causando muy buena sensación y podría tener hueco en el primer equipo que se aprovecharía de su polivalencia como central o lateral zurdo.

El reto de ascender sigue presente en la cabeza de todo el mundo. El club ansía regresar a una categoría que no toca desde el año 2001 y sabiendo la dureza del campeonato que se avecina nadie quiere renunciar a ser el equipo que da la sorpresa sin estar en los mejores puestos de las quinielas. La liga se encargará de poner a cada uno en su sitio.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *