Osasuna se quita el peso de ser uno de los principales candidatos al ascenso que tanto le pesó la pasada campaña cuando recién descendió de categoría. Tras la decepción del curso 2017-2018, en donde los navarros ni siquiera lograron clasificarse para el playoff de ascenso a Primera división, en la entidad no quieren etiquetarse como uno de los favoritos: «Estamos muy ilusionados pero tenemos muy claro que no somos los favoritos«, declaraba Miguel Cuesta, vicepresidente de Osasuna, tras la tradicional ofrenda de la primera plantilla a San Francisco Javier en el Castillo de Javier.

Aprendida la lección, los navarros se muestran cautos cuando la temporada no ha arrancado aún: «Nuestro objetivo es el próximo partido. Como empecemos a pensar en el segundo, estamos perdidos«, indicaba Cuesta este mediodía.

A cinco días para el debut liguero en Mallorca, Osasuna no da por cerrada su plantilla. Se espera la contratación de un extremo y no se descarta alguna otra novedad si surge una oportunidad en el mercado.

Vuelta a Tajonar

La plantilla rojilla ha comenzado a preparar su estreno liguero del domingo. Los navarros se ejercitarán todos los días con público salvo y la víspera, cuando se entrenen a puerta cerrada en el estadio de El Sadar.

El entrenador Jagoba Arrasate debutará en el banquillo de Osasuna con las bajas de Aridane, Xisco y Lillo. El primero por lesión y los dos restantes por sanción.

Mismos socios

Osasuna está a punto de rebasar los 15.000 socios, situándose a menos de un millar de los 15.910 impuestos por la directiva como tope la pasadas campaña. La entidad tuvo que poner una cifra máxima, que esperan repetir para el curso presente: «El Sadar se nos ha quedado pequeño y el aficionado nos reclama un estadio con más capacidad. El proyecto que tenemos es viable. Aunque estemos 16 años en Segunda, se pagaría con un año en Primera», aseguraba el vicepresidente rojillo. Osasuna muestra su proyecto de remodelación del estadio a través de una en web creada al efecto (www.nuevosadar.com).

Decisión asamblearia

Los socios compromisarios deberán decidir en Asamblea si acometer una profunda renovación del campo o la mínima exigida por la Liga para la campaña 2019-2020. Eso sí, ya se están realizando unas obras mínimas en las instalaciones para adecuarse a los requisitos de la televisión con derechos. Cabe recordar que el Gobierno de Navarra es el propietario del estadio pamplonés tras la ejecución de la Ley Osasuna con la que la entidad comenzó a solventar sus deudas con la Hacienda de al comunidad foral.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *