El centrocampista luso, uno de los fichajes del Sporting este verano, salvó un punto sobre la bocina gracias a un golazo que hizo temblar Santo Domingo.

Controló con el pecho y mandó la bola a la escuadra con un zurdazo ante el que nada pudo hacer Dani Jiménez. Una auténtica obra de arte que provocó el delirio en el banquillo de los asturianos, que se marcharon de Alcorcón con buen sabor de boca.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *