Llegó con siete años de edad y se despide con 34 y tras pasar por todas las categorías inferiores del club rojillo. Tras 27 temporadas en Osasuna, quince de ellas en el primer equipo, Miguel Flaño dice adiós porque quiere seguir jugando al fútbol. El navarro se despedía este lunes del equipo de su vida y dejará de ser ‘One Club Man’ pues recala en el Córdoba para lo que resta de temporada, con opción a una más: Mi sensación es de máxima felicidad, porque me he entregado cada día. Soy un auténtico privilegiado de haber podido ir de la mano del club que llevo dentro. Es un cambio difícil para mí, pero no es un adiós», manifestaba el protagonista en la rueda de prensa de despedida.

Un adiós muy acompañado

El navarro no estuvo sólo. Además de la directiva del club rojillo, su familia le acompañó. Su hermano gemelo Javier, que pasó por este mismo trance el verano pasado y que actualmente milita en el Logroñés, le entregó un brazalete de capitán personalizado con su número y su nombre. Lo hizo junto quienes ahora lo portarán: Oier y Roberto Torres. El primero ya está acostumbrado a hacerlo tras el ostracismo en el que estaba inmerso el ya exjugador rojillo en la última temporada y media. Otros integrantes de la plantilla no faltaron a la despedida como tampoco múltiples mensajes de apoyo de excompañeros suyos a través de las redes sociales.

Soy un auténtico privilegiado de haber podido ir de la mano del club que llevo dentro. Es un cambio difícil para mí, pero no es un adiós»

Miguel Flaño

Miguel Flaño renovó en julio por una temporada más tras haber disputado únicamente los cinco últimos partidos de la pasada campaña. En ésta, apenas jugó el partido de Copa del Rey y siete testimoniales minutos en dos partidos de Liga: «No sabía que los cinco minutos contra el Alcorcón serían los últimos en El Sadar, pero fue un bonito colofón. La ovación que recibí me quedó grabada», reconocía el defensa.

No sabía que los cinco minutos contra el Alcorcón serían los últimos en El Sadar, pero fue un bonito colofón. La ovación que recibí me quedó grabada»

Miguel Flaño

El presidente de Osasuna, Luis Sabalza, le hizo entrega de una camiseta con su nombre y el dorsal 338, que es la marca de partidos con la que se despide. Miguel Flaño es el quinto futbolista que más veces ha defendido la elástica del club rojillo en toda su historia: «Osasuna ve partir a uno de sus hijos. Y este no es un hijo cualquiera, es un símbolo. Los osasunistas llevamos viéndole jugar quince años en El Sadar y muchos más en Tajonar«, indicó el máximo mandatario en su alocución.

Un impás hasta su retirada

El club le expresó su intención de contar con él cuandoMiguel Flaño abandone el fútbol profesional. La entidad rojilla ve en el central un ejemplo de comportamiento y profesionalidad que instaurar en sus categorías inferiores: «Mi consejo para los canteranos es ir día a día, paso a paso y a partir de ahí que vayan saliendo las cosas. La constancia es una de las características más importantes para poder estar ahí y también que vayan disfrutando del momento», aconsejaba el jugador en su despedida.

Ver en la fuente original.


Marca

La mejor información deportiva en castellano actualizada minuto a minuto en noticias, vídeos, fotos, retransmisiones y resultados en directo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *