El Sevilla dijo adiós a su apasionante aventura europea quedándose en Múnich, donde el equipo de Montella cayó eliminado pese al empate sin goles con que acabó el partido. El 1-2 registrado en Nervión sirvió para llevar la lógica a una eliminatoria en la que no hubo sorpresas. Los blancos lo intentaron, rozaron meterse en el duelo con un cabezazo de Correa al larguero, pero la mayor fuerza física de los alemanes y la escasa mordiente arriba de sus delanteros fue una losa muy pesada para los de Montella.

El Sevilla salió con ganas. Con Banega como estandarte tras perderse el partido de ida por sanción, los blancos buscaron el juego con gusto en un centro del campo menos físico que el alemán pero quizá con más fútbol. El argentino estaba claro que era el destinado a convertirse en el ‘Mesías’ en el desierto del Allianz Arena, donde 72.000 alemanes rugían y tapaban los cánticos de 3.000 sevillistas.

Champions League: Las fotos del Bayern – Sevilla

Con N’Zonzi apareciendo como en las grandes citas y metiendo balones en profundidad, el equipo de Montella lograba poner los dientes largos a su gente en los primeros minutos, pero desde el principio se veía que en el Sevilla lo que fallaba eran los hombres que merodean el área. Para empezar Franco Vázquez no estaba fino en esa labor de bisagra clave para que el Sevilla sea el Sevilla que asuste de verdad y Ben Yedder estaba lejos de ese futbolista que en dos chispazos en diez minutos hizo saltar por los aires un escenario como Old Trafford.

El primer acercamiento fue del Bayern, en una falta al borde del área que le costó la amarilla a Mercado y que James lanzó ligeramente alto. Luego llegarían los mejores minutos del Sevilla en la primera mitad, con acercamientos a los que le faltaba la calidad en los últimos metros, como casi siempre. A los 12 minutos Sarabia disparó con todo a favor fuera tras un gran pase de Banega y un poco más tarde otro tiro del madrileño se estrelló en el brazo de Boateng en lo que los sevillistas reclamaron como posible penalti. Luego fue Correa el que remataba mal un centro de Navas.

El Sevilla merodeaba el área de Ulreich, pero una vez más sin mordiente ninguna mientras iba asistiendo al despertar del Bayern. El tramo final del primer periodo fue de claro dominio bávaro. Los de Heynckes intensificaron su nivel en intensidad y físico y ello se iría traduciendo pronto en ocasiones en la portería de David Soria. El meta titular desde el duelo de ida en detrimento de Sergio Rico vio primero rozar la escuadra un imponente zurdazo de Hummels y más tarde, en el 38’, tenía que sacar una mano salvadora en un paradón a un derechazo de Ribéry, quien también estuvo cerca de marcar al intentar rematar en el segundo palo a placer un centro de Müller que Jesús Navas rebañó. Así, en ese estado de impotencia llegaría el Sevilla al descanso, ilustrado a la perfección en un robo arriba con la defensa alemana desorganizada por el fallo de Javi Martínez que los delanteros nervionenses no supieron resolver en superioridad.

El segundo periodo empezó con un error clamoroso de Lewandowski. El polaco, muy discreto en toda la eliminatoria de cuartos, remató fuera un centro medido de Rafinha cuando David Soria trataba de tapar a la desesperada el segundo palo. El meta visitante volvería a lucirse ante Ribéry, el mejor hombre del Bayern, justo antes de la mejor ocasión sevillista. Banega botó una falta y Correa se elevó por encima de la defensa para conectar un cabezazo que buscaba la escuadra y que encontró madera.

A partir de ahí, la impotencia se adueñó del Sevilla. Heynckes reforzó al equipo, metió más físico y a los de Montella, que acabaron con diez por la expulsión de Correa tras una entrada fea a Javi Martínez (min. 92), sólo les quedó saborear sus últimos minutos en una Champions casi histórica. La semifinal no fue posible, pero hacía 60 años que no lo intentaba.

FICHA TÉCNICA:

Bayern de Múnich: Ulreich; Kimmich, Boateng, Hummels, Rafinha (Sule, m.86); Javi Martínez, James Rodríguez; Robben, Müller, Ribery; Lewandowski (Wagner, m.77).

Sevilla: David Soria; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Éver Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Nolito, m.80), Correa; Ben Yedder (Muriel, m.65).

Árbitro: William Collum (Escocia). Expulsó con roja directa al sevillista Correa (m.92), por una dura entrada sobre Javi Martínez. Además, amonestó al local Wagner (m.93) y a los visitantes Mercado (m.2), Nzonzi (m.10) y Banega (m.81).

Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Allianz Arena de Múnich, que registró un lleno absoluto con 75.000 espectadores, entre ellos unos 3.000 aficionados sevillistas.

Ver en la fuente original.


Mundo Deportivo

Las noticias del FC Barcelona y del deporte hoy en MD: resultados de fútbol, partidos en directo, Real Madrid, Fórmula 1, motogp, Cristiano, Messi y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *